Iritier gana terreno: el ex Huracán, más cerca que Vecchio