Política y Economía
Le bajan el pulgar

Fuerte planteo de la mesa bonaerense de Lavagna para que se aleje de Luis Barrionuevo

El exministro de Economía se encontró con un planteo tajante de parte de los dirigentes que promocionan su candidatura desde la Provincia. Buscan que desplace al gastronómico y que un histórico lo acompañe como candidato a Gobernador.

Roberto Lavagna se encontró frente a un escenario sorpresivo al encabezar esta tarde un encuentro junto a dirigentes provinciales que impulsan su candidatura. En el local que Miguel Ángel Pichetto tiene en Capital Federal, donde reunió a su “mesa provincial”, todos los cañones apuntaron contra el sindicalista Luis Barrionuevo, su principal promotor.

Fue, en rigor, una reunión de los equipos técnicos de Lavagna y del senador rionegrino. Entre los asistentes al cónclave hubo varios conocidos: el ex diputado Carlos Cottini, Alejandro “Topo” Rodríguez, Mabel Muller, Francisco “Chicho” Basile y Carlos Brown, entre los más veteranos, pero también Gilberto Alegre, Tati Meckievi, Isidoro Laso y hasta Claudia Rucci. Hombres (y mujeres) con la experiencia de mil batallas, que apuntaron contra un peso igualmente pesado.

TE PUEDE INTERESAR

Barrionuevo busca en Lavagna una plataforma que le de sustento a su siempre postergado sueño de gobernar la provincia de Catamarca. Pero su figura no cae simpática entre la dirigencia bonaerense, que le pasa facturas por sus acercamientos a Mauricio Macri y le atribuye una imagen demasiado cercana a las peores prácticas del sindicalismo.

Todos recuerdan sus exabruptos a la hora de decir y hacer: en el Congreso de la nación, al frente de su sindicato (UTHGRA) y también como candidato. Al punto que se transformó en una suerte de “mancha venenosa” de la política. “Espanta votos” fue el veredicto unánime del lavagnismo provincial, según pudo reconstruir INFOCIELO.

En su lugar impulsan a un histórico: el dos veces gobernador Eduardo Duhalde, a quien le reconocen atributos como “piloto de tormentas” y le asignan méritos para capear la que, aseguran, se desatará una vez que Mauricio Macri deje el poder, con un país sobreendeudado y tutelado política y económicamente por el FMI.

No faltaron en esa mesa quienes quieren a Duhalde sentado en el sillón de Dardo Rocha. Y tampoco quienes tildaron a éstos de nostálgicos. De lo que no hubo dudas es de que el nombre de Barrionuevo tiene altos índices de desaprobación.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión