Política y Economía
CADA VEZ MÁS COMPLICADO

“Operación Puf”: En qué se basa ahora Stornelli para no presentarse a declarar

La explicación de la defensa del fiscal para volver a evitar ponerse a derecho se toman de las conversaciones telefónicas entre presos K que fueron realizadas días después de que se llevara a cabo la extorsión al productor Pedro Etchebest. Las mismas son ilegales, pero fueron difundidas por medios de comunicación.

El fiscal Carlos Stornelli seguirá en rebeldía con la justicia, cuando este 31 de mayo vuelva a negarse a declarar ante el juzgado de Dolores. Esta vez, el imputado en la causa por extorsión y espionaje se basará en la conversación de ex funcionarios presos, en el que según la defensa del fiscal, es prueba de que estaban armando una causa en contra de Stornelli y funcionarios del gobierno de Macri.

Por eso, el fiscal pedirá que se indague a Eduardo Valdés, Juan Pablo Schiavi, Roberto Baratta y Carlos Zelkovicz, quienes protagonizaron las conversaciones telefónicas que este domingo se difundieron por canales de televisión y fue bautizada como “operación Puf”. Claro está, la difusión de ese material debiera ser ilegal y nadie sabe de qué forma fue filtrado.  

TE PUEDE INTERESAR

Sin embargo, hay algunos puntos que ponen otra vez en jaque al fiscal Stornelli y a quienes se tomaron de este argumento para decir que la causa del juez Ramos Padilla, es un invento. Ante todo, hay un desfasaje con las fechas.

Mientras que la defensa del fiscal se basa en esas conversaciones, desde el kirchnerismo advierten que las mismas fueron realizadas entre 18 y 19 de enero, cuando la extorsión hacia el empresario Pedro Etchebest se había dado entre diciembre de 2018 y los primeros días del mes de enero.

De hecho, el abogado de Etchebest había admitido que tenía los videos, audios y mensajes de textos que probaban la extorsión de Marcelo D´Alessio y el fiscal Stornelli, lo que podría ser la razón de por qué los dirigentes de la oposición se enteraron antes de que el escándalo estallara cuando se lo denunció en la justicia.

“Son tan obvios que ante una causa que los incrimina por espionaje ilegal publicitado desde los medios de comunicación responden con... escuchas ilegales publicitadas desde los medios de comunicación”, se defendió por las redes, Eduardo Valdés.

Es que la nueva estrategia de Stornelli para evitar pisar el juzgado de Dolores sucede justo días después de que la Cámara Federal de Mar del Plata ratificara al juez Alejo Ramos Padilla en la causa, y la misma continúe unificada. Si eso no pasaba, el fiscal podría haber sido juzgado por un juez de Comodoro Py, el tribunal que está en la mira en la propia causa que investiga extorsión y espionaje.

 

 

A su vez, el juez Ramos Padilla avanzó y pidió el desafuero del fiscal Stornelli, interpretando que su negativa a ponerse a derecho era una evidente muestra de complicidad con el cargo que se le imputa.

“Violar la confidencialidad de gente detenida es una muestra más de la falta de escrúpulos con la que se maneja esta cloaca integrada por periodistas, funcionarios, espías, jueces y fiscales”, dijo Valdés, agregando que la propia diputada oficialista Elisa Carrió, reconoció que “estas escuchas son ilegales”.  

“Alguien puede creer que soy capaz de convencer a Stornelli de juntarse en Pinamar con D'Alessio, manejar su camioneta, que pueda entrar y salir de su fiscalía como su casa. ¿Yo recomendé al fiscal espiar a la ex pareja de su actual mujer como descubrió (el periodista) Hugo Alconada Mon?”, continuó Valdés.

Así, la mega causa que investiga una banda de extorsión y espionaje integrada por jueces, fiscales, agentes de inteligencia, periodistas y hasta funcionarios del gobierno nacional, deja cada vez más expuesto al fiscal.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión