Política y Economía
Peor febrero desde 2002

El desplome del consumo profundiza la crisis en la industria que ya funciona a “media máquina”

Según datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, la utilización de la capacidad instalada en la industria se ubicó en el 58,5% en febrero de 2019, 5,9 puntos porcentuales menos que el registrado en el mismo mes de 2018. Los sectores más golpeados, una vez más, el textil y el automotriz.

La utilización de la capacidad instalada en la industria fue del 58,5 por ciento en el segundo mes del 2019, lo que significó una caída de casi 6 puntos porcentuales con relación a igual mes de 2018, informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC).

Lo preocupante es que tales números delinean una curva ascendente que no retoma el alza. Po ejemplo, la capacidad ociosa de febrero de 2018 fue de sólo 35,6 por ciento, por lo que sólo se utilizaba el 64,4 por ciento de los recursos. Más atrás, en febrero de 2017 fue del 40% y en el mismo mes de 2016, de sólo de 35,8%.

TE PUEDE INTERESAR

Claramente, el segundo mes del 2019 fue el peor de la era Macri. No es novedad, ya que cientos de cierres de fábricas, recortes y despidos enfriaron más aun el panorama sombrío al que se ve inmensa la economía industrial tras la capada del consumo interno.

Según el detalle del INDEC, los bloques sectoriales que presentan, en febrero de 2019, niveles de utilización de la capacidad instalada superiores al nivel general son: productos del tabaco (72,9%), refinación del petróleo (71,7%), papel y cartón (71,7%), sustancias y productos químicos (69,4%), industrias metálicas básicas (68,7%), productos minerales no metálicos (67,5%).

Mientras que los bloques sectoriales que se ubican por debajo del nivel general de la industria son: productos alimenticios y bebidas (57,6%), edición e impresión (52,1%), productos de caucho y plástico (50,8%), productos textiles (43,2%), la industria automotriz (42,1%) y la industria metalmecánica excepto automotores (42,0%).

Dos de los sectores que vienen recibiendo golpes de nocaut son el textil y el automotriz. Éste último viene a los tumbos tratando de resistir el duro impacto de las medidas económicas que enfriaron la actividad. Según advirtió el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), la utilización de la capacidad instalada en la industria automotriz es la menor de los últimos 15 años.

Por el lado de la industria textil, según un relevamiento de la Fundación Pro Tejer, en 2015 existían más de 115 mil puestos de trabajo formales, y en el 2018 disminuyeron a 98 mil. Además, registró una caída del 32,2% interanual y acumuló en los primeros once meses del año pasado una contracción del 13,6%

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión