Sociedad
A 34 AÑOS

Divorcio Vincular, un derecho conquistado

A 34 años de la sanción de la Ley de Divorcio que permitió a las mujeres decidir sobre su condición civil sin tener que exponerse ante un tribunal. 

Hace apenas 34 años, la discusión por una controversial ley dividía las aguas en la Argentina. El 8 de junio de 1987 se sancionó la Ley de Divorcio Vincular que permitió a los cónyuges no sólo separar el vínculo legal, sino también volver a contraer nupcias con una nueva pareja.

“La ley de divorcio pudo darle, especialmente a las mujeres, la posibilidad de elección en términos civiles. Pasaban de ser casadas a divorciadas, y si así querían podían volver a contraer nupcias” explicó la Dra. Alejandra Cecilia García, abogada especializada en Derecho de Familia a INFOCIELO.

TE PUEDE INTERESAR

Embed

Si bien la separación de un matrimonio consistía en una práctica que ya se realizaba socialmente, no estaba amparada por la ley Argentina. De hecho, muchas parejas se divorciaban vía México para volver a contraer nuevas nupcias. La sanción de la ley fue producto de múltiples debates a lo largo de la historia de nuestro país, siendo la Iglesia católica y los sectores conservadores de la sociedad civil quienes argumentaban que se corrompía la institución de la familia.

La familia nuclear y la libertad de las mujeres

“Antes, según el código civil Velezano, éramos consideradas como incapaces, con todo lo que conlleva esa calificación. De niña eras posesión de tu progenitor y de adulta de tu marido” continuó la Dra. García.

“Con la sanción de la ley de divorcio, ganó el derecho de poder decidir sobre nuestra condición civil, sobre los bienes de la sociedad conyugal continuó la abogada, y agregó que si bien era jurisprudencial la división de bienes “no exista una ley en la cual uno pudiera reclamar la ganancialidad de los mismo”.

Hasta 1987 no existía figura legal que reconociera otros modelos de familias por fuera de la familia nuclear, enmarcada en el matrimonio heterosexual. Las familias ensambladas, monoparentales y otras posibilidades no estaban legítimamente reconocidas.

La única posibilidad de acceso al divorcio en aquel entonces estaba determinada por causales, que según expresó García “convertían al divorcio en contradictorio ya que hasta no estar terminado todo el proceso y probado, no se tenía sentencia”.

Además "para la mujer era una exposición terrible, porque tenía que enfrentarse a los prejuicios de la sociedad” explicó. “Eran las cornudas o las despechadas porque su ex marido le había engañado”.

“Sin duda en el fuero familia los cambios abrieron la puerta a otro paradigma para pensar que es la familia, la crianza de hijos y sobre todo la responsabilidad parental” manifestó. A partir de allí las leyes tuvieron que aggiornarse, “una vez que el cambio social estaba instaurado”, tras la ley de divorcio que se legisló luego de que las familias estaban separados de hecho por años”.

Fue la ley inicial post dictadura que empezó a visualizar los cambios en la estructura de familia, la vieja tenencia de hijos, hoy llamada cuidado personal, fue haciéndose camino y los jueces debieron ayornarse con los cambios sociales” manifestó la Doctora.

“En La Plata, no hace mucho tiempo, las cuestiones de familias la trataban los juzgados civiles y comerciales. El mismo juez que tenia un desalojo, debía sentenciar un cuidado personal, alimentos, recién a mediados de los años dos mil se abrieron los juzgados de familia” ejemplificó.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión