Política y Economía Sociedad
TV GOLPISTA

Dipy con Majul: Llamó a "atar" a uno del gobierno en Plaza de Mayo

El cantante de cumbia Dipy, invitado nuevamente al ciclo de Luis Majul en La Nación Más, pidió atar a un árbol a alguien del gobierno para que se termine todo

El petardismo en televisión escala día a día un poco más. Como si ya no supieran que hacer o decir por mantener la atención del público que gusta de este tipo de declaraciones incendiarias, la dosis de violencia, odio y malhumor da la sensación de tener que aumentar como en los adictos, para mantener altos los niveles químicos en el cerebro de la audiencia que observa programas como el de Luis Majul. En la noche del martes, con la presencia del cantante (que nadie nunca oye cantar, pero si despotricar contra la política y el gobierno) apodado "El Dipy", se alcanzó un nuevo standard, que va elevando el límite de lo que la democracia debería permitir como legal, porque prácticamente llamó a una guerra civil con consignas dignas de las dictaduras en La Nación Más.

Fue cuando el invitado, sabiendo perfectamente lo que iba a proclamar, ya que antes aclaró que lo iban a condenar por sus palabras, pidió literalmente "atar a uno en Plaza de Mayo para que se termine este kilombo".

TE PUEDE INTERESAR

YouCut_20220511_074921841.mp4

El cantante Dipy llamó en el programa de Luis Majul en la señal de noticias del diario La Nación, a "atar a uno a un árbol de Plaza de Mayo para que se termine todo este kilombo".

A pesar de que los integrantes de la mesa de Luis Majul no suscribieron esos dichos, lo dejaron explayarse cínicamente, como si esas palabras formaran parte de un ejercicio de libre expresión, y no estuviesen tipificadas en el código penal como incitación a la violencia en un medio público de comunicación, y además como si no subvirtieran el orden democrático.

PARA REDIMIRSE DEL "EFECTO CASERO"

Intentando elevar la vara de lo sucedido el viernes con el humorista Alfredo Casero, el conductor de La Nación Más buscó congraciarse con su audiencia (que le fue contraria por haber "gozado" al actor), y esta vez invitó a otro "tirapostas" de los que tiene acostumbrados a su público, como es "el Dipy", con la idea de provocar un nuevo escándalo, que esta vez pasó mucho más desapercibido.

En redes fueron miles los seguidores de la línea política de 'La Nación Más' que decidieron militar la "cancelación" de Luis Majul a través de "apagones" hacia sus programas de televisión.

Llevado por ese inesperado corolario del estallido de Alfredo Casero, el conductor pensó que convocando nuevamente a Dipy quizás podría revertir su desmoronada imagen entre sus propios adeptos.

Si bien a juzgar por las reacciones en redes sociales, Luis Majul no consiguió ese objetivo con la presencia poco vista de El Dipy, sí pudo 'echar un poco más de nafta', permitiendo estas frases que castigan, dividen y hacen peligrar la estabilidad de un sistema democrático, que parece no gustar demasiado a los referentes de algunos canales de TV, cuando el signo del gobierno no les es conveniente a sus intereses.

INSTALA CLIMA DE GUERRA CIVIL

Subido al malestar de gran parte de la población por la incertidumbre económica de la ciudadanía a causa de la inflación y los bajos salarios, el discurso rupturista, agresivo y en este caso asesino, suele prender en muchos espectadores que luego se sienten avalados para realizar cualquier "locura", porque la televisión los incita y les otorga "carta blanca" para reaccionar violentamente.

El Dipy arrancó sus declaraciones antidemocráticas diciendo: "Sé que me van a castigar por esto que voy a decir: atamo' a uno solo a un árbol en Plaza de Mayo y se termina todo este kilombo", fue el tenor incendiario de sus palabras.

"Porque la gente está recontra cansada de que los caguen, de que les roben. Porque estos son del gobierno del 'Che Guevara', pero viven como Elon Musk", continuó su prédica el Dipy, ante la atenta y respetuosa mirada de la mesa de Luis Majul, integrada por Hernán Lombardi, Agustín Etchebarne, Laura Di Marco, Florencia Donovan y Gerardo “Tato” Young, quienes bajaban su cabeza en señal de no acordar con sus dichos, pero no le salían al cruce de sus delictivas declaraciones, dejándolo explayarse en La Nación Más, como si estuvieran ante un filósofo de "La Sorbona".

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión