Política y Economía
MOVIMIENTO DE BANCAS EN DIPUTADOS

Diputados: qué se juegan el FDT y JXC en las elecciones

La Cámara de Diputados renovará la mitad de sus bancas en las elecciones de este año. Cómo queda cada bloque después de las legislativas.

Con la pandemia todavía golpeando al país a medida que llegan más vacunas, el escenario electoral parece quedar todavía lejos en la escena política argentina. Pero lo cierto es que este año la Cámara de Diputados del Congreso renueva 127 bancas y un buen desempeño en las elecciones podría dejar al Frente de Todos con mayoría propia para avanzar con las leyes que tiene frenadas. En tanto, Juntos por el Cambio deberá hacer una elección histórica si quiere seguir frenando algunos proyectos oficialistas.

Una vez más, el centro de la escena será la provincia de Buenos Aires. Se vencen los mandatos de 35 representantes de bonaerenses: 16 son del Frente de Todos, 14 de Juntos por el Cambio (8 del PRO, 3 de la UCR y 3 de la Coalición Cívica), dos de la Izquierda, uno del bloque Justicialista, otro de Equidad Federal, y del lavagnismo.

TE PUEDE INTERESAR

El bloque que conduce Máximo Kirchner arriesgará en total 51 de los 119 escaños que integran el espacio. El objetivo es lograr el quórum propio, es decir 129 bancas propias. Con los número de hoy, necesitan 11 para abrir las sesiones, ya que Sergio Massa cuenta para esta cifra y 12 para aprobar las votaciones. Cabe destacar que, desde que asumió la nueva gestión, el Frente de Todos tuvo una banca de licencia todo este tiempo, la de José Ignacio de Mendiguren, que se encuentra a cargo del BICE. Para llegar a estas cifras el Frente de Todos deberá defender las 51 que sumó en 2017 y sumar 10 más. En 2019 se incorporaron 68 que tienen cargo hasta 2023.

El diputado nacional Máximo Kirchner se encuentra estable tras ser internado en La Plata
Máximo Kirchner, jefe del bloque oficialista en Diputados

Máximo Kirchner, jefe del bloque oficialista en Diputados

Por su parte, Juntos por el Cambio tiene un escenario más complejo. Es la segunda minoría -primera está el Frente de Todos- y pone en juego el 53 por ciento de las bancas. Lo que más preocupa en estas semanas a las cabezas del espacio es la mala imagen que dejó la gestión de Mauricio Macri en el Gobierno, que aún perdura en las encuestas, y las fuertes divisiones y ambiciones internas de cada uno de los líderes. ¿Cómo impactará eso a la hora de presentarse a elecciones? "No sabemos si nuestro referente es Horacio (Rodríguez Larreta), Patricio (Bullrich) o Mauricio (Macri)", lamentó un dirigente cambiemita, que, en lo parlamentario, ve un escenario complejo.

Juntos por el Cambio está integrado por 115 diputados y diputadas. La última baja que sufrió fue en noviembre del año pasado el riojano Felipe Álvarez rompió con su monobloque, se alejó y acompañó al oficialismo en varias de las leyes económicas. La situación más complicada la tiene el PRO que pone en juego 26 de las 53 bancas. Lo sigue la UCR con 26 de 46 y la Coalición Cívica con 7 de sus 14 miembros. Además, deberá renovar el monobloque del Frente Cívico y Social, integrado por Edgardo Brizuela del Moral.

Frente a este escenario de polarización, una vez más la tendencia la terminarán de definir los bloques provinciales, con menores integrantes. En lo que va de la gestión de Sergio Massa, el interbloque Federal para el Desarrollo, liderado por el mendocino José Luis Ramón, fue un aliado clave. Lo mismo que el interbloque lavagnista, que lo integran los socialistas de Santa Fe, los cordobeses del gobernador Schiaretti, los tres de Consenso Federal y los dos del bloque Justicialista. Si bien ambos espacios contribuyeron para las leyes económicas, no sucedió lo mismo el año pasado con la agenda judicial, que tiene frenada la reforma del fuero federal y del Ministerio Público Fiscal.

La principal atención estará en el espacio de Ramón, de muy buen vínculo con Massa. Este espacio arriesga cuatro sus seis diputados: el propio presidente del espacio, dos representantes del Frente de la Concordia de Misiones y el ex referente del sindicato de trabajadores rurales UATRE, Pablo Ansaloni.

En tanto, del interbloque lavagnista se renuevan 7 de los 11 mandatos. Frente a este escnario el sector que podría quedar más debilitado es Córdoba Federal, ya que vencen tres de las cuatro bancas. Lo mismo sucede para el socialista de Santa Fe Luis Contigiani y los bonaerenses Eduardo “Bali” Bucca y Andrés Zottos, ambos del bloque Justicialista.

La izquierda no consiguió nuevos diputados en las elecciones de 2019 y pone en juego a sus dos integrantes, corriendo el riesgo de perder representación parlamentaria. Frente a la estrategia oficialista, cabe destacar que estos dos diputados no votan a favor de casi ninguna ley, pero sí suelen aportar para el quórum.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión