Política y Economía
REALIZARÁN UNA CARAVANA

Se cumplen 18 meses del asesinato de Diego Cagliero

Familiares del joven asesinado en 2019 realizarán una caravana para pedir justicia y recordar el caso. Diego tenía 30 años y esperaba a un hijo, pero en un confuso caso, la policía lo ejecutó con las manos en alto.

Se cumplen 18 meses del asesinato de Diego Cagliero, el joven de la localidad de Tres de Febrero que murió tras haber recibido varios disparos de parte de la policía bonaerense, en una persecución que mostró la peor cara de la fuerza durante la polémica “Doctrina Chocobar”.

Para recordarlo y seguir pidiendo justicia, su familia, amigos y organizaciones de Derechos Humanos convocarán a una caravana este domingo 21 hs. La misma comenzará a las 15 hs desde el Anfiteatro que lleva el nombre del joven asesinado, hasta la Plaza Casero, en donde se realizará una intervención artística, con música, circo y murga.

TE PUEDE INTERESAR

Si bien los oficiales asesinos del joven de 30 años permanecen detenidos, los allegados a Diego Cagliero buscan instalar el caso y recordarlo, para que sirva como un antecedente que haga peso y evite nuevos casos similares.

WhatsApp Image 2020-11-16 at 12.33.35.jpeg
Diego Cagliero: a 18 meses de uno de los peores casos de la

Diego Cagliero: a 18 meses de uno de los peores casos de la "Doctrina Chocobar"

WhatsApp Image 2020-11-16 at 12.33.42.jpeg
Diego Cagliero: a 18 meses de uno de los peores casos de la

Diego Cagliero: a 18 meses de uno de los peores casos de la "Doctrina Chocobar"

QUIÉN ERA DIEGO

Diego Cagliero era un joven de 30 años, era músico y esperaba a un hijo: su novia estaba embarazada de cinco meses. Su vida transcurría de proyecto en proyecto y se preparaba para una nueva función con su murga “Los incurables”.

Todo eso, hasta que el 19 de mayo de 2019, cuatro móviles policiales encerraron a la combi blanca en la que se trasladaba con sus amigos, e hicieron detener su marcha. Los policías los venían siguiendo desde algunas cuadras atrás.

Cuando Diego y sus compañeros músicos se bajaron con las manos en alto, ante un inédito operativo policial en la céntrica avenida Márquez de la localidad de Martín Coronado, los uniformados abrieron fuego. Uno, dos, tres, cuatro disparos: Diego cayó muerto, su amigo Mauro Tedesco, resultó herido.

A las horas, el inusual accionar de la policía bonaerense se informó como una “persecución que detuvo a una banda que había robado en un supermercado” y el propio intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, se hizo eco de esa versión y lo celebró en sus redes sociales.

Pero luego de que la justicia se dignara a estudiar el caso, se comprobó que los jóvenes nunca habían robado, solo habían mantenido una discusión con un empleado de Día%. También, según la propia fiscal de la causa, Gabriela Disnan de la Fiscalía 5 de San Martín, la versión acerca de un “enfrentamiento” entre la policía y los integrantes de la combi blanca en la que iba Diego, fue desmentida. Las imágenes que aportó una cámara de seguridad, echan por tierra ese argumento policial.

Para peor, -y siempre según la fiscal- la fuerza pública incurrió en un nefasto procedimiento que ya es común en casos de gatillo fácil como este: “plantar” un arma para justificar el accionar represivo.

Robo y tiroteo en Martin Coronado

En total, los disparos efectuados por la policía fueron 14. La mayoría salieron de las armas de los oficiales Darío Montenegro y Rodrigo César Exequiel Canstatt, quien según las pericias fue el que asesinó a Cagliero.

Al respecto, el pasado 1 de julio, el oficial Canstatt fue detenido y actualmente se encuentra cumpliendo una prisión preventiva por el delito de “homicidio agravado por haber sido cometido por un miembro de la fuerza de seguridad” y por el uso indebido del arma de fuego.

Después de varias semanas de angustia, todos los amigos de Diego fueron liberados excepto por el caso de Ángel Bramajo, quien tuvo que permanecer 8 meses encerrado, hasta que los insistentes reclamos por parte de la familia del fallecido y de organismos de Derechos Humanos, lograran que le otorguen la prisión domiciliaria.

Por todo esto, el propio Valenzuela tuvo que pedir disculpas públicas durante la apertura de sesiones ordinarias de este 2020. Además, consideró que la responsabilidad pasó por la policía bonaerense: “Dependía de Ritondo, no de mí”, le respondió a este portal.

En tanto, su madre, Adriana García, lejos de responder con odio, busca que la tragedia de su hijo sirva para que el gatillo fácil se erradique de una vez y para siempre en el accionar de las fuerzas de seguridad.

“El asesinato de Diego, es con todo el dolor que representa para nosotros, la fuente de energía para buscar estrategias de visibilización para concientizar y promover políticas públicas que nos trasciendan y sean marco normativo para que cualquier color político que gobierne las tenga presente y obligue a profundizar su alcance”, contó para INFOCIELO.

El recuerdo del músico, también está vivo en sus amigos más cercanos. “Diego era una persona pura, de luz. No hay frase que lo describa mejor. Él era música, su vida era toda arte. Escribía las letras de su banda `Payaso Ortopedia` y participaba en la murga. A Diego lo caracterizaba siempre la búsqueda del bienestar del otro. Carecía de egoísmo”, le cuenta a este medio, Jésica, amiga íntima del joven.

“Diego estaba muy contento, porque iba a ser papá, cuando lo asesinaron su novia estaba embarazada de 5 meses. Hoy nos queda Camilo, que está entre nosotros iluminando nuestras vidas”, agrega.

TAGS

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión