Un D10S para los chicos

Santa Maradona: un Diego "patrono" llega a los barrios en forma de altar

El proyecto de altares en diferentes puntos surgió luego de la muerte de Diego Maradona, a modo de homenaje a su trayectoria deportiva y dimensión humana.

Se trata de la confección de altares para colocarlos en distintos espacios públicos. Los diseños de los altares son varios, pero el sentido que se le confiere a los mismos es uno solo: venerar la figura de Diego Armando Maradona, distinguido como uno de los mejores futbolistas en la historia.

Lo de Santa Maradona era porque estaba buscando un nombre para ponerle a la iniciativa y justo eran altares, tenía que ver con los santos populares, con la idea de los altares que conocemos a personajes populares de nuestro país. Y Santa Maradona es una canción de Manu Chao que me encanta. Además, quienes llevamos adelante este proyecto son mujeres”, cuenta Verónica Sanchez Viamonte, responsable de la propuesta, en diálogo con Infocielo.

TE PUEDE INTERESAR

Verónica es arquitecta, artista plástica y docente de la Universidad Nacional de La Plata por lo que el diseño y la pedagogía forman parte de su universo conocido. Es hija de desaparecidos -Santiago Sánchez Viamonte y Cecilia Eguía-, por lo que la organización H.I.J.O.S (Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio) también ha tenido gran incidencia en su vida. En aquel entorno conoció a Ana Tello, compañera no solo en la lucha si no también en el proyecto de Santa Maradona. Ana es quien hace la parte de carpintería, prepara las cajas de madera.

Los Diego "Patrono" son muchos. Patrono de la Lealtad, Patrono del Fútbol, Patrono de la Alegría y del Gol, Patrono de los Pibes, Patrono de los Pueblos, Patrono de la Magia, Patrono del Potrero, Patrono de la Identidad, Patrono de la Fe, Patrono de la Gloria, Patrono. “Cada uno con su imagen, flores, cintas con los colores de la bandera argentina y una leyenda que lo consagra “patrono”, una lámina de acrílico lo protege y lleva escrita, en dorado, una frase de alguna de las canciones que lo evoca”, detallan.

Santa-Maradona-altares-Diego.jpg
Santa-Maradona-altares-Diego-2.jpg

Cada obra es única, como lo son los altares populares que en Argentina se multiplican, en las rutas y en los barrios honrando al Gauchito Gil, a Gilda, a la Difunta Correa y a diversas figuras de veneración popular. Como ser, el altar del Patrono de los Pibes lo llevó al Hogar del Padre Cajade para que los pibes sigan soñando “a pesar de todo... para que tengan igualdad de condiciones para cumplir sus sueños”.

Es por esto último que los altares son colocados de forma gratuita: “Los pongo gratis en los barrios, o clubes, potreros, comedores… Empecé poniendo en un hogar de chicos, en un potrero, en un centro cultural, en lugares que a mí me significaban mucho por lo que eran esos lugares, por lo que la peleaban todos los días, y yo creía que Diego estaba ahí, en esos lugares. Me parecía que estaba bueno llevar un altar como reconocimiento, como inspiración”, expresa Verónica.

altares-diego-armando-maradona-2.jpeg

Altares colocados ya hay 168. En La Plata hay más de 10 dispuestos por toda la ciudad. También hay en la Villa 31, en Merlo, en Moreno, en la casa que era de Diego en La Paternal, en los alrededores del Estadio Diego Armando Maradona -propiedad del club Argentinos Juniors-, en los clubes de Atlanta, Nueva Chicago y el más reciente será colocado en Gimnasia y Esgrima La Plata, el último club de fútbol que tuvo a Maradona como director técnico.

“Empecé a transformar eso de llevar los altares, que era una manera de transitar mi dolor con la muerte de Diego. A veces, como soy docente, me ayudaban a comprar materiales o me pagaban el costo. Después empecé a vender altares chiquitos y estampitas para poder financiar los que ponía gratis”, confiesa sobre cómo financia la producción de sus obras inspiradas en un Maradona patrono de diferentes contextos y escenarios populares.

Santa-Maradona-altares-Diego-3.jpg

Todos los altares fueron ubicados de forma gratuita salvo 110 obras que fueron realizadas en colaboración con el Movimiento Evita, que ayudó con la financiación de los materiales y los repartió en distintas casas pueblo en todo el país bajo la jornada “Sin potreros no hay 10”, programa a cargo de la Subsecretaría de Juventud del Ministerio de Desarrollo de la Nación con la intención de promover el amor por el deporte: “Me parece que son lugares fundamentales para sostener a los pibes en los barrios y a las familias”.

Ponerle cuerpo a un padre desaparecido: Maradona, mi familia

Ayer se fue mi ídolo, mi amor de la vida, la persona que más admiré en este universo. El que sentí que era como mi viejo, por su lucha y entrega. El que quise que fuera mi novio porque estaba tremendamente enamorada de él”, escribió Verónica el día despúes de la muerte de Diego, en uno de esos episodios en los que la angustia y tristeza no dejan margen para la racionalidad.

santamaradona10_149104808_1111833409289941_8772003201661260630_n.jpg
Verónica haciendo entrega de uno de los altares a Hernán, cantante de Mala Fama.

Verónica haciendo entrega de uno de los altares a Hernán, cantante de Mala Fama.

Consultada acerca de cómo nace su pasión por el 10, asume: “Mi relación con Diego en realidad nació en el mundial 86. Yo tenía 12 años cuando lo vi jugar. Mi abuelo había hecho un altar de Diego con una fotito del diario. La puso en un mueble y le dio un poquito de vino, un pucho, un poquito de pastel de papa, tarta de ricotta, chocotorta. De todo lo que íbamos comiendo le daba un poquito para que se alimente y esté pilas para el Mundial”.

Yo vivía con mis abuelos porque mis viejos están desaparecidos, los dos. Cuando yo tenía 3 años los secuestraron y en realidad mi relación con Diego tuvo que ver con eso. Mi viejo jugaba al rugby acá en La Plata, era crack. Estaba entre el equipo de Seven desaparecido que jugaba en La Plata Rugby Club. Era el mejor jugador que tenía el club en ese momento”.

Siempre de chica lo primero que supe de mi viejo era de mi viejo como jugador, primero como jugador de rugby y después como militante. Cuando lo vi a Diego en el 86, lo quise ver a mi viejo en él. Tuve una relación filial y siempre lo quise de esa manera. Como si fuese un amigo, parte de la familia, mi viejo, mi tío, mi primo… Ahí nació mi amor por Diego. No soy fanático, lo quiero como si fuera alguien de mi familia”, finaliza.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión