Política y Economía
A negociar

Gobernabilidad: cómo quedaron compuestos los concejos deliberantes en los distritos más poblados que gobierna el macrismo

Los jefes comunales de Cambiemos en las ciudades más pobladas de la provincia enfrentarán, en los próximos dos años, realidades dispares en el seno de sus concejos deliberantes. Mar del Plata y Lanús, los cuerpos más fragmentados. En Vicente López y La Plata, Macri y Garro cuentan con quórum propio.

Tras el triunfo del Frente De Todos en la elección nacional y provincial, se reconfiguró la composición de los concejos deliberantes y en los distritos más poblados que gobiernan intendentes de Cambiemos las realidades son dispares. Hay quienes conservaron sus amplias mayorías y quienes cuentan con la posibilidad del quórum propio y otros que necesitan de los votos de la oposición para que el cuerpo funcione a su favor.

Los concejos deliberantes están compuestos, en su mayoría, por 24 concejales y para lograr quórum y aprobar las iniciativas se necesita la mitad más uno de la totalidad de los y las ediles.

TE PUEDE INTERESAR

En Bahía Blanca, el intendente Héctor Gay cuenta con 12 concejales propios, pero la otra mitad de los ediles no le responden: 11 son del Frente De Todos y una del bloque radical Arturo illia.

Ayer, en la primera sesión del año, Gay pretendía aprobar el aumento del boleto de transporte de colectivo pero la decisión del FDT y de la radical díscola, Gabriela Schieda, de no bajar al recinto hizo caer la sesión. Una muestra de las negociaciones que deberá encarar el Intendente con la oposición si quiere que sus propuestas avancen.

Opuesto es el caso de Jorge Macri en Vicente López, que cuenta con 16 concejales propios tras el amplio triunfo en la última elección municipal, en la que alcanzó el 62% de los votos y que lo posicionó como el aspirante a disputarle la conducción bonaerense de Cambiemos a María Eugenia Vidal. En su distrito, el Frente De Todos cuenta con 7 ediles y el bloque NOS, referenciado con José Luis Espert, tiene un concejal.

De esta forma, el primo del ex presidente cuenta con dos tercios del cuerpo deliberante, quórum y aprobación de los proyectos sólo con las manos de los concejales que le responde. La excesiva gobernabilidad en el plano local le dará aire extra para concentrarse en su objetivo de transformarse en un potencial candidato a gobernador.

El otro intendente de Juntos por el Cambio en la primera sección electoral, Gustavo Posse, de San Isidro, no cuenta con quórum ni mayoría propia. Tiene 11 concejales que le responden, mientras que la agrupación vecinalista ConVocación por San Isidro cuenta con 7 ediles y el Frente De Todos con 6.

La unidad que alcanzó la oposición a nivel nacional y provincial le quitó a Posse la posibilidad de negociar con los distintos actores que hoy componen el Frente De Todos por separado. Con el devenir de los hechos se verá cómo funcionará el cuerpo y qué sector de la oposición aportará a la gobernabilidad del histórico intendente. Por lo pronto, apuró la aprobación de la suba de tasas municipales antes de la renovación de concejales, que sancionó el 4 de diciembre.

Otro de los intendentes fuertes del macrismo bonaerense, el platense Julio Garro, sí cuenta con su mayoría automática. Tras imponerse en la última elección por unos diez puntos de distancia sobre Florencia Saintout, Juntos por el Cambio cuenta con 13 bancas contra 10 del Frente De Todos y una del GEN.

Por su parte, el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, cuenta con la mitad de los concejales (12) de su mismo color político, mientras que el Frente De Todos tendrá 10 ediles y dos pertenecerán al bloque vecinalista Nuevo Tres de Febrero. Días atrás, el jefe comunal cambiemita asistió a la presentación del programa “Argentina Hace” que encabezó Alberto Fernández, en compañía de Axel Kicillof y Gabriel Katopodis, como muestra de buena voluntad para alcanzar acuerdos.

En San Nicolás, cuyo Concejo Deliberante está compuesto por veinte concejales, el intendente Manuel Passaglia se garantizó, tras la victoria en 2019, continuar con la mayoría de concejales. Pese a perder dos bancas con respecto al último periodo, Juntos por el Cambio tendrá 11 ediles contra los 9 del Frente De Todos.

En Lanús la situación en el Concejo Deliberante es más compleja. Tras la victoria de Néstor Grindetti sobre Edgardo Depetri, el peronismo, que cuenta con 13 concejales, podría quedar dividido en 4 bloques y de esta forma favorecer al intendente cambiemita, quien detenta 11 bancas.

“Casi seguro vamos a quedar separados”, confió un edil peronista a INFOCIELO, en referencia a este posible esquema: 3 concejales del Frente Renovador, 3 del Frente De Todos, 6 que responderían a Depetri y un monobloque que integraría el concejal Gabriel Sandoval. Así, Grindetti contaría con diferentes interlocutores para obtener los votos necesarios y la gobernabilidad en el distrito.

El otro Concejo Deliberante que tendrá una híper fragmentación es el de Mar del Plata, donde desde el 10 de diciembre gobierna Guillermo Montenegro. Los 24 concejales quedarán divididos en siete bloques y el Intendente tendrá una multiplicidad de actores con quienes entablar conversaciones.

El Frente De Todos ocupa 9 bancas, dos corresponden a Acción Marplatense, el espacio vecinalista que comanda el ex intendente Gustavo Pulti, y una a Agrupación Atlántica, la otra agrupación local que conduce el ahora ex jefe comunal Carlos Arroyo. Por otro lado, el Frente Renovador contará con un bloque propio compuesto por dos concejales.

En tanto que Montenegro tiene un frente interno dividido en tres bloques, que suman 10 ediles, por lo cual se verá obligado a mantener permanentes negociaciones con sectores de la oposición. El bloque Vamos Juntos cuenta con 4 concejales, lo mismo que la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica con dos.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión