Tendencias
UN DISCURSO QUE "LES GARPA"

Diego Poggi se va convirtiendo en el Dipy cool. Vio la veta

El periodista del grupo TN Diego Poggi se la rebusca para ser tendencia cada semana. Con otro target de público vio la veta de seducir a los anti gobierno

No se parecen en casi nada. Uno apunta al joven onda palermitana de after office y sueño de vacaciones en Bali. El otro se viste de obrero o de junta cartones en el conurbano profundo. A los dos los separa un abismo social pero los une su público: el antiperonista consuetudinario que se transmite generacionalmente. Son Diego Poggi y El Dipy, dos de los emergentes que, con distintos modos, vieron la veta de saltar de cierto ostracismo profesional a una gran popularidad apelando a los mismos artilugios.

Daría la impresión de que se fueran turnando. "Hoy te toca provocar a vos en televisión. Mañana a mi en redes. Hoy vos le pegás a Alberto Fernández abiertamente. Después yo hago una alusión menos directa pero punzante al gobierno y sus promesas incumplidas", eso parecen decirse en un trabajo de pinzas desde la pirámide social.

TE PUEDE INTERESAR

En estas últimas horas fue el turno de Diego Poggi de colocarse bajo los reflectores. "Nos prometieron 5 millones de dosis de Sputnik V para enero. Llegaron 600 mil. Un abrazo", fue el texto inicial del periodista de la señal del grupo Clarín, a través de un tweet.

Se queja de que el gobierno nacional dijo un número de dosis que llegarían en enero y, según su óptica lo que hasta ahora está viniendo de Moscú, no cumple con las que según él mismo aventura, serán promesas incumplidas.

Muchos le festejaron su precisión y su memoria y otros le mostraron la situación en Europa y otras decenas de países, en donde se vacuna menos o nada en relación a la Argentina, y en donde también hay faltantes de lo prometido por los laboratorios.

IMG_20210127_085547.jpg
El tweet de la polémica. Diego Poggi se queja de la tardanza de la vacuna rusa por la que tanto criticó al gobierno en su momento

El tweet de la polémica. Diego Poggi se queja de la tardanza de la vacuna rusa por la que tanto criticó al gobierno en su momento

Lo cierto, a fin de cuentas, es que entre apoyos y detractores, Diego Poggi pasó de ser un innoto columnista televisivo para las mayorías, a un referente en opiniones políticas, gracias a criticar desde sus redes al gobierno nacional, bastante similar a lo que cada semana se refleja de Dipy.

Lo que llama la atención es que así como demuestra buena memoria para revisar "promesas incumplidas" anticipatorias sin importarle el contexto ni chequear si es por culpas propias o ajenas, parece no tener la misma capacidad recordatoria para sus mensajes de Twitter anteriores como cuando criticaba que sería la "dudosa" vacuna rusa la que llegaría a la Argentina.

La incongruencia es pasar de dilapidarla mediáticamente a pedir que lleguen las 5 millones de dosis comprometidos por Rusia y que parece ser que demorarán más de lo previsto, al igual que Pfizer o Astrazeneca en Europa.

Porque Diego Poggi el 17 de diciembre había escrito : "En Argentina la vacuna rusa es la única que compramos. Putin no se la aplicó porque es mayor de 60 años. Y no es recomendable. Este gobierno y sus amigos son un chiste".

Es decir pasó de vilipendiarla a reclamar que llegue más rápidamente... sin escalas.

Algunos de sus fans intentaron defender estas inverosimilitudes de enfoque justificándolo en su carácter de periodista que sólo informa situaciones objetivas. Antes denunciaba que se le comprara a Rusia la vacuna, y ahora denuncia que no llegan con la celeridad prometida las dosis requeridas.

IMG_20210127_085405.jpg
El Tweet de Diego Poggi del 17 de diciembre criticabdo al gobierno por comorar la vacuna rusa que ahora reclama

El Tweet de Diego Poggi del 17 de diciembre criticabdo al gobierno por comorar la vacuna rusa que ahora reclama

Pero la confección de sus mensajes emiten opinión en cada caracter que tipea, y son absolutamente contradictorios.

La idea de Poggi (como lo es siempre la del Dipy) es aprovechar el "nicho de mercado" que representa el autodenominado 41% para arrojar el pasto que alimente el odio y el deseo que le vaya mal al gobierno aunque eso cueste vidas y empobrecimiento.

En algún punto hasta se parece al festejo de las 10 mil muertes que aún no habían llegado a mediados de 2020 de su homónimo Diego Leuco con su puño cerrado augurando fallecidos y que luego fue convertido en meme.

Si "les garpa" que las escuelas se cierren, lo defenderan, pero si es que abran también.

Si es la vacuna sí o la vacuna no, si son las aperturas de bares, los runners, la economía, la cuarentena, el encierro, los políticos sin barbijo, los espectáculos masivos, las playas con mucho o sin nada de control, lo que sea que orade al ejecutivo estará bien, no importan las contradicciones. Siempre apelan a la frágil memoria de la "opinión pública".

Los "dipypoggi" no encontrarán obstáculos en desdecirse una y mil veces porque su afán no es obtener lo mejor para las mayorías ni el bien de todos. Su meta es oponerse al gobierno sea que haga lo que haga, priorice lo que priorice o consiga lo que consiga.

Vieron la veta, van por ahí, y por ahora, les da rédito.

Pero a no olvidar que se puede engañar a poca gente por mucho tiempo o a mucha gente por poco tiempo. Las 2 cosas nunca se dan.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión