Política y Economía
Deuda

Más del 90% de los bonistas entró al canje y se aleja el fantasma del default

Con aceptación muy alta, finalizó el período para que los acreedores acepten el ingreso a la reestructuración de los bonos bajo ley extranjera. Con este buen resultado el Gobierno encara ahora la negociación con el FMI.

Luego de cuatro meses del lanzamiento de la primera oferta para reestructurar la deuda en moneda extranjera bajo legislación internacional por 66 mil millones de dólares, y luego de varias idas y venidas, ayer venció el plazo para que los bonistas ingresaran al canje y cerró con una muy alta aceptación este viernes.

Si bien resta que el ministerio de Economía que conduce Martín Guzmán informe oficialmente el nivel de adhesión que obtuvo la última propuesta presentada por el gobierno de Alberto Fernández a los bonistas privados, se conoció que más del 90% aceptaron las condiciones propuestas.

TE PUEDE INTERESAR

El Palacio de Hacienda dará a conocer los resultados el lunes próximo, tal como estaba definido en el prospecto de la oferta y el 4 de septiembre se procederá a efectuar la liquidación, ya que los inversores entregarán sus títulos viejos y recibirán los nuevos. El lunes 7 comenzarán a cotizar los bonos surgidos de esta operación financiera.

De esta manera, el Gobierno habrá logrado resolver uno de los problemas más importantes que tenía la economía, y evitar un default prolongado para encarar las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esta semana el Gobierno dio inició además a las negociaciones con el FMI para reestructurar la deuda que el país mantiene con ese organismo multilateral de crédito. Los especialistas anticipan que se tratará de una negociación todavía más dura habida cuenta que el FMI tiene la potestad de inmiscuirse en la política económica de los países y exigir reformas en el marco de la negociación.

Este nivel de aceptación se considera un “éxito” ya que permitiría activar las Cláusulas de Acción Colectiva (CACs) que obligaría a entrar a los que quedaron afuera. El capítulo de la deuda se cerraría así sin holdouts que vayan litigar contra el país en los tribunales de Nueva York, que fue lo que ocurrió en los canjes de 2005 y 2010. Entre ambas operaciones, la adhesión fue del 92%, pero en ese momento no había CACs.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión