Sociedad
CONSUMIDORES ESTAFADOS

La trampa de Movistar: usuarios quedan rehenes de la empresa y terminan en el Veraz

Una modalidad que se reitera en la ex Telefónica consiste en alegar fallas en el sistema para impedir oficializar los pedidos de baja. Así, se inmortalizan los contratos de los clientes, quienes acaban como deudores por las facturas que la empresa sigue imprimiendo mes a mes.

Además de brindar un servicio duramente cuestionado por millones de clientes a lo largo de los años, Telefónica –devenida ahora en Movistar– tiende una trampa a sus clientes con una modalidad que termina con los usuarios como deudores en el Veraz.

Según puede corroborarse a través de denuncias publicadas en redes sociales, información difundida por asociaciones de defensa al consumidor y testimonios recogidos por INFOCIELO, la empresa de telecomunicaciones alega “fallas en el sistema” y transforma en rehenes a los clientes, quienes se convierten en falsos deudores por las facturas impagas que la compañía continúa emitiendo mes a mes.

TE PUEDE INTERESAR

Este modus operandi viola el artículo 8 bis de la Ley 24.240, que sostiene que “los proveedores deberán garantizar condiciones de atención y trato digno y equitativo a los consumidores y usuarios", además de " abstenerse de desplegar conductas que los coloquen en situaciones vergonzantes, vejatorias o intimidatorias ”.

Desde la asociación civil Consumidores Responsables, Henry Stegmayer informó a este portal que en el caso de no obtener una respuesta favorable por parte de la empresa, el damnificado puede acercarse a una sede de Defensa al Consumidor con un escrito que detalle sus datos personales y recoja la mayor cantidad de pruebas posibles sobre el conflicto, como correos electrónicos o chats.

En un lapso que no debería superar un mes tienen que citarte a una audiencia conciliatoria. Puede pasar que en el ‘mientras tanto’ se resuelva porque la oficia envía el tema y a veces la empresa lo resuelve”, explicó.

También se puede optar por registrar el reclamo en el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), siempre y cuando no se haya hecho en el otro organismo. “Es uno o el otro”, aclaró Stegmayer, aunque detalló que el ENACOM suele encargarse mayoritariamente de “cuestiones más técnicas”.

En Twitter y Facebook, son varios los usuarios que manifiestan haber tenido este tipo de conflicto, lo que demuestra un comportamiento recurrente y premeditado por parte de la compañía.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión