viernes 22 de octubre de 2021
De cabeza al barro

Marcelo Weigandt, el Rambo Tripero

Marcelo Weigandt tuvo otro gran partido en Gimnasia, donde más allá del gol, confirmó que no se guarda nada en ningún partido.

Marcelo Weigandt recibió el llamado de Diego Maradona y llegó a Gimnasia en busca de los minutos que no tenía en Boca. No solo consiguió afianzarse como el lateral derecho titular del equipo, sino que además, es una de las figuras por lo que hace en defensa y en ataque.

Weigandt se metió en el corazón del hincha Tripero que le agradece su constante entrega y despliegue, pero también sus goles a pesar de ser lateral. Hasta el momento, en 14 partidos disputados en Gimnasia acumula 3 tantos, 2 en la presente Copa de la Liga Profesional de Fútbol, mientras que en 12 cotejos jugados para Boca, nunca pudo convertir.

En la victoria de ayer sobre Atlético de Tucumán en el Bosque, fue clave en los dos goles del equipo: el primero fue de su autoría llegando al ataque como siempre por el segundo palo y de sorpresa, para conectar de cabeza un gran centro que llegó desde la izquierda enviado por Brahian Alemán.

En la segunda conquista tuvo una participación directa, dado que otra vez en ofensiva, el lateral Tripero recuperó una pelota perdida en el área, donde habilitó a Lucas Barrios que envió el centro de a rastrón al corazón el área, el cual fue impactado con el aro libre por Johan Carbonero que puso el 2 a 0 definitivo.

Weigandt, el Rambo Tripero

Marcelo Weigandt no se guardó nada en el Bosque.

Pero la historia no terminó allí, ya que en una nueva escalada por la banda derecha de Gimnasia a los 33 minutos del segundo tiempo, peleó una pelota en tres cuartos de cancha, se anticipó a su marca y cuando se escapaba fue derribado con infracción.

La misma carrera que traía lanzado al ataque, hizo que con el toque del jugador rival termine de cabeza en el barro que se había generado en esa zona el campo de juego producto del agua caída por las inclemencias del tiempo, y que al levantarse tenga que limpiarse la cara y parte del cuerpo.

Así terminó Marcelo Weigandt el partido, dejando todo como siempre, sin guardarse nada y peleando y disputando cada pelota como realmente fuese la última. En junio su futuro puede volver a estar en Boca si hace uso de la cláusula, pero en Gimnasia todos sueñan tener hasta diciembre a un jugador que da batalla y pelea por todo, como hacía John Rambo en sus misiones donde siempre decía: “Vive por nada o muere por algo”.

comentarios