miércoles 5 de mayo de 2021
TORNEO FEMENINO

Villa San Carlos y la lucha contra la romantización de las diferencias

Andrés Caviglia

Por Andrés Caviglia

Las diferencias entre el fútbol masculino y el femenino son cada vez más grandes. Las jugadoras de Villa San Carlos hicieron una colecta para poder jugar.

Villa San Carlos cumplió 96 años este último fin de semana, el club de Berisso es uno de los históricos de la región y el andar de su once en el masculino lo volvió tendencia en el corto tiempo cuando la gente lo hizo candidato a ganar la Copa Argentina en una encuesta de televisión, anteriormente la inclusión de Mara Gómez le había dado visibilidad pero ahora el femenino se ganó la atención de los grandes medios por un gesto que demuestra a las claras, una vez más las enormes diferencias reinantes en el fútbol argentino.

Más allá de las fanfarrías con las que se presentó la profesionalización del fútbol femenino es un hecho que la realidad dista mucho de lo que se pudo imaginar. En ese contexto es que las jugadoras de Villa San Carlos realizaron una colecta para poder viajar a Rosario para disputar su partido con Rosario Central dentro de dos semanas.

Mientras los grandes medios romatizan las carencias del plantel de Primera División, las jugadoras abrieron una cuenta en la pagina cafecito.app para poder jugar un partido de Primera División en Rosario, en diálogo con Infocielo, el técnico Juan Cruz Vitale dijo: "la propuesta nació de Agustina Doré que la subió al grupo y ahí vamos. Uno ve la solidaridad de la gente, es increíble que se haya juntado tanto. La "Chule" Ruth Bravo (actualemte en Rayo Vallecano) nos dió una mano, también Flor Quiñones de Boca, chicas de Gimnasia pero para uno que piensa en el largo plazo, es difícil", explica el DT.

https://twitter.com/VSCFem/status/1389263165817491456

La colecta para poder jugar y la romantización de la desigualdad

El equipo necesitaba $70.000 para solventar el viaje a Rosario y la gente fue demostrado su apoyo para una situación de desigualdad enorme. Un dato no menor es que el Femenino de San Carlos es la disciplina deportiva que compite en la categoría más alta y aún así han tenido que bancar la estadia en Primera solventado los gastos en forma mancomunada entre el plantel y la subcomisión de fútbol femenino.

El cuadro de situación está lejos de ser el ideal y, pese a eso, el plantel se entrena de lunes a viernes y costea los sueños de Primera: "Los espacios que tenemos en el club los hemos ganado, no prácticamos en la cancha principal, pero tenemos un rectágulo de 15 x 80 para trabajar. En febrero alquilamos una cancha de 11 con plata que nos había quedado de los sponsors y cuando llueve usamos una cancha de fútbol 5 del papá de una de las chicas", explica Vitale.

El predio del club de Berisso fue compartido se usaba pero con la vuelta de la competencia de los juveniles se le dio prioridad a los pibes de un club que desde el anuncio de la profesionalización del fútbol dejó en claro que no iba a invertir en él. Mientras el sponsoreo estuvo las Villeras pudieron alquilar pero la realidad es que con la pandemia varios desaparecieron: "La pandemia nos bajo muchos sponsors. Con la recesión económica, algunos nos tiraron para adelante, otros se bajaron y otros no nos atendieron más el teléfono la realidad es esa".

Screenshot_29.png
Las jugadoras del femenino de Villa San Carlos y su colecta para poder jugar en Rosario.

Las jugadoras del femenino de Villa San Carlos y su colecta para poder jugar en Rosario.

Respecto a la romatización mediática de la colecta, Vitale explica: "El tema se trata con displicencia, no se ve la prolematica real, el laburo que hay atrás. Acá hay chicas que son madres, que laburan, que tienen dos trabajos. Hay chicas que vinieron de afuera, la arquera (Macarena Ruiz Díaz) vino de Corrientes, dejó la hija allá, se buscó hospedaje y vino por su sueño", cuando el técnico habla de sueño expone la utopía que supone hoy vivir del fútbol para la mayoría de las jugadoras en Argentina más allá de las aisladas realidades que viven Boca y River a comparación de Villa San Carlos.

"Ellas son el motor de la disciplina" señala el técnico y de hecho, son la razón por la que las Villeras estarán en dos semanas poniendo el pecho por un club que le abre las puertas pero les deja todas las ventanas abiertas. Aún con cinco derrotas en cinco partidos, la bandera sigue alta y orgullosa, aunque el fútbol femenino sigue teniendo un lugar secundario en los clubes, aunque haya que esperar y tragar discursos dirigenciales que hagan retorcer el estómago el público volvió a dar su veredicto y a exponer el desprecio de género: las jugadoras lograron juntar los 70 mil pesos en cuestión de horas y estarán en Rosario defiendiendo los colores del celeste.

Screenshot_31.png
Macarena Ruiz Díaz, la arquera de Villa San Carlos que dejó su familia por el sueño de jugar en la Primera. Es una de las tantas jugadoras que no declina pese a las adversidades.

Macarena Ruiz Díaz, la arquera de Villa San Carlos que dejó su familia por el sueño de jugar en la Primera. Es una de las tantas jugadoras que no declina pese a las adversidades.

comentarios