jueves 22 de octubre de 2020

Exclusivo en CIELOSPORTS

Héctor Enrique: de la colimba, el dolor y la “absurda” Guerra de Malvinas, a Inglaterra en el Mundial de México 1986

Argentina le ganó 2 a 1 a Inglaterra, por los cuartos de final de la Copa del Mundo de México 1986, gestando una de las victorias más importantes de la historia del seleccionado de fútbol y de los mundiales.

El contexto social que se vivió los años previos a ese partido en nuestro país, producto de la última dictadura militar y de la Guerra de Malvinas, le agregaron a ese encuentro una carga particular y especial. Los años lo acrecentaron.

A 34 años de aquella gesta deportiva, que le sirvió al equipo que dirigía Carlos Salvador Bilardo, continuar su camino hacia el título, Héctor Enrique revivió la previa, el partido y lo que se generó con los años en CIELOSPORTS, en LA CIELO.

“Teníamos mucha tranquilidad en la previa, yo me entero que iba a jugar el mismo día en la charla técnica. Estoy seguro, conociendo a Carlos (Bilardo), que no me dijo nada el día anterior porque por ahí pensaba que no iba a dormir”, empezó diciendo el Negro al recordar la previa del dueño.

Y agregó: “en la previa sabíamos que lo que venía era Inglaterra, si bien no queríamos perder ningún partido ese por nada en el mundo, cuando entramos a la cancha hicimos muy bien las cosas más allá de que en los últimos minutos nos complicaron y mucho”.

Rápidamente la Guerra de Malvinas se instaló en el ambiente, y Enrique recordó que “en realidad estábamos todos dolidos por lo que había pasado en el ´82, pero no fue culpa de los jugadores y de muchos ingleses esa guerra absurda. Tampoco nuestra de que estos hijos de puta manden a pibes a una guerra con gomeras, pero que tuvieron mucho huevo. Los que tuvieron la culpa fueron los militares que pelearon la guerra desde la casa tomando whisky y comiendo asado”.

Y agregó: “Yo podría haber ido porque soy del año ’62 pero zafe de la colimba, de mi edad estaban Burruchaga, Ruggeri y Tapia. Un dolor terrible que queda en el lamento”.

“La presencia de Maradona hizo grande al equipo y cada uno lo acompañó de la mejor manera para lograr el título: el arquero tenía seguridad, una línea defensiva sólida, un mediocampo de buen pie y entrega, y un ataque que con la entrada del Vasco (Olarticoechea) puso soltar a Diego que acompañó a Valdano”, concluyó Enrique al recordar cómo se consolidó aquel equipo que luego terminó conquistando la Copa del Mundo.

 

comentarios