jueves 13 de agosto de 2020

Informe CIELOSPORTS.COM

Tomás Fernández: ¿Quién es el pibe Lobo que Gimnasia blindó hasta 2023?

Por Mariano Quadrana

28 de julio de 2020 · 14:00 hs.

En los últimos días Gimnasia anunció la firma del primer contrato de Tomás Fernández. Conocé la historia del hijo del Murciélago, que arrancó como delantero y es un pilar de la zaga en Reserva.
 

El pasado viernes Gimnasia anunció que Tomás Fernández firmó su primer contrato con la institución. El defensor de 21 años se convirtió así en el primero de los futbolistas de la categoría 1999 que deben resolver su futuro en poder hacerlo.

El marcador central de las Inferiores Triperas es uno de los juveniles mejor considerados en la línea de fondo, y eso se demuestra en el vínculo que rubricó en los últimos días, ya que se extiende por tres años y medio hasta diciembre de 2023.

Fernández venía de ser uno de los tres juveniles que Diego Maradona había subido a Primera desde Reserva en la pretemporada en enero junto a Nahuel Manganelli y Sebastián Cocimano. Antes y después se destacó jugando en el selectivo.

Si bien está bien parado en la evaluación del cuerpo técnico de Primera División todavía no pudo tener su debut. Fue dos veces al banco, una vez con Pedro Troglio y otra con Diego, pero por ahora su primer partido oficial se hace desear.

Su primer partido entre los relevos fue en 2018 frente a River, cuando el Lobo jugó con suplentes y juveniles en la víspera de la Final de Copa Argentina, y el segundo en la Copa de este año frente a Sportivo Barracas.

 

SUS CARACTERÍSTICAS


Tomás Agustín Fernández nació el 18 de mayo de 1999 en La Plata, y como muchos de  los juveniles que terminan llegando al plantel superior, se inició jugando como delantero pero con el paso del tiempo se fue retrasando en la cancha.

En Infantiles era goleador, pero luego lo fueron parando cada vez más atrás. Primero comenzó a jugar de 5, y luego en el año 2015, jugando ya en Séptima División, llegó a ser marcador con su altura y su buen cabezazo como fortaleza.

Mide 1,86, pero no solo se caracteriza por su estatura, sino también por su buen salto. Además cuenta con una buena salida con los pies, algo que se vio en la última temporada de Reserva, en donde lo trabajó con Leandro Martini y Mariano Messera.

 

INFERIORES Y RESERVA


Fernández llegó a Gimnasia con edad de Novena en el año 2013, luego de vestir la camiseta de Círculo Cultural Tolosano en los torneos de la Liga Amateur Platense. Previamente había dado sus primeros pasos en el fútbol en Ateneo Popular.

2015 fue un año de quiebre para su recorrido en las categorías menores: ese año no solo pasó a la defensa, sino que se destacó en Liga Metro con Alberto Banfi y comenzó a afianzarse en AFA con Martín Saggini. Además fue campeón de la Copa Integración.

Al año siguiente agarró titularidad en Sexta con Jorge San Esteban, y aportó cinco goles desde la pelota parada, siendo importante en un nuevo título de la categoría 1999 en la Copa Integración. En 2017 y 2018 fue inamovible en Quinta y Cuarta, hasta que subió a Reserva.

En el selectivo hizo su debut el 24 de septiembre de 2018, ingresando en el final del partido ante Rosario Central. En total disputó 26 partidos en la categoría, con la particularidad de que durante la última campaña jugó los 24 encuentros, siempre de titular. Marcó un gol.

 

EL HIJO DEL MURCIÉLAGO


Un dato anecdótico, pero que no puede quedar de lado, está en su familia: es hijo de Juan Ramón Fernández, casualmente ex defensor de Estudiantes entre 1997 y 2002, que también jugó en la línea de fondo aunque en su caso como lateral.

Fue campeón sudamericano Sub 20 en 1999, y llegó a ser citado por Marcelo Bielsa a la Selección Mayor. Supo jugar también en Borussia Dortmund, River, San Lorenzo, Olimpo, Colón, Argentinos, Skoda Xanthi, Atlético de Rafaela, Banfield, Deportes Iquique y Everton.

Como pasó con Lucas Calderón y Gian Córdoba en el pasado reciente, Tomás viste la camiseta Tripera siendo hijo de un ex jugador del rival de toda la vida. Eso, más allá de alguna cargada en la intimidad familiar, no lo desvía de su foco: hacer su propio camino y triunfar en el Lobo.

Comentarios