sábado 15 de agosto de 2020

Exclusivo CIELOSPORTS

Fernando Signorini: la admiración por Maradona y la preparación para el Mundial del 94’

10 de julio de 2020 · 08:00 hs.

Maradona jugó su último Mundial en 1994, luego de un reacondicionamiento físico espectacular a contrarreloj. Signorini recordó aquella preparación, de la cual estuvo a cargo.
 

No cabe duda de que Fernando Signorini es un referente de la preparación física en Argentina. Años de trabajo en el primer nivel lo respaldan, incluida una buena etapa en la Selección como preparador personal de Diego Maradona, hoy DT de Gimnasia.

El ex preparador físico del seleccionado nacional recordó en las últimas horas, en diálogo con CIELOSPORTS, cómo fue  la mini pretemporada que realizó el Diez para llegar de la mejor manera a la que sería su última Copa del Mundo, la de Estados Unidos.

 

LA PREPARACIÓN


El Mundial de 1994 comenzó el 17 de junio, pero para Maradona comenzó mucho antes: el 10 de abril llegó a la estancia El Marito, ubicada en La Pampa en la zona de El Tropezón, en donde su entorno planificó una preparación alejada de las cámaras y de las distracciones cotidianas.

En una persona común como yo hubiera sido un milagro, pero él tenía todo el talento y toda su magia. Lo único que le hacía falta era hacer uso de eso de que no hay una idea a la que le ha llegado la hora. La idea le llegó y puso todo lo que tenía que poner”, recordó Signorini.

En este sentido el ex preparador físico del Diez desacó su tenacidad: “Le puso una voluntad inquebrantable. Como alguna vez dijo Jorge Valdano: cuando Diego quiere hacer las cosas bien no hay quien lo iguale, y cuando las quiere hacer mal tampoco”.

 

EL MUNDIAL


Cuando llegó la Copa del Mundo el estado físico de Maradona era mucho mejor que el esperado, más allá de que estaba en la recta final de su carrera. Suelto y fresco, así se lo vio en los dos encuentros que pudo disputar ante Grecia y Nigeria.

Él ahí ya tenía 33 años, y 33 años de Diego deben ser más o menos como 143 míos. Por supuesto que era una utopía que era pensar que podía estar como en el 86’, pero su mejor en ese nivel lo iba a hacer un indiscutible”, recordó con cierto lamento.

Sobe el desenlace triste que tuvo aquel torneo, consideró: “Hubo cosas que iban a impedir que nos fuera bien, no por Argentina sino por Diego. Pero quien puede decir cómo realmente fueron las cosas ya no lo puede decir porque no está más”.

 

SU RELACIÓN CON EL 10


Signorini tiene una trayectoria extensa, ya que arrancó a preparar futbolistas hace ya 48 años en 1972, y en ese lapso tuvo la fortuna de trabajar con los dos mejores de la historia, Maradona y Lionel Messi, como él mismo describe en su cuenta de LinkedIn.

 “Fue una relación de casi once años, de acceso a su intimidad, a su familia, a sus padres, hermanos y amigos. Con él tuve muchísimo más tiempo que con otros”, reconoció sobre el vínculo especial que lo une a Maradona, con quien trabajó entre 1983 y 1994.

Por último, afirmó: “No me gusta hacer publicidad de mis sentimientos, porque Nietzche dice que el que habla de la amistad está violando con la palabra un sentimiento tan noble. La amistad no está para publicitarla sino para honrarla”.

Comentarios