sábado 15 de agosto de 2020

Redes sociales

Leila Encina no seguirá en Villa San Carlos y apuntó contra el cuerpo técnico

8 de julio de 2020 · 08:46 hs.

El fútbol femenino de Villa San Carlos conoció en los últimos días la salida de Leila Encina, que es la tercera futbolista en alejarse del club en este receso. Sin embargo su caso es distinto: Alma Tulez se fue para sumarse a la UAI Urquiza y Florencia Gaetán para incorporarse a Racing, mientras que ella quedó en libertad de acción.

La defensora, capitana del equipo hasta 2019, y pieza vital en lograr que el club finalmente siga en Primera el año pasado a pesar de la intención de la CD de bajarlas a Segunda para no tener jugadoras profesionales, hizo su descargo en las redes y apuntó al cuerpo técnico de Juan Cruz Vitale: “Todo fue muy difícil para nosotras: sin empatía, sin respeto, sin comunicación”.

A través de nuestro grupo de Whatsapp nos notificaron de una reunión por Zoom, para contarnos en qué situación estaba cada jugadora. Eran reuniones de cinco jugadoras, en las que cada una fue puntuada y enterada de cada falencia que tenía. Así, como si fuera un reality, donde algunas se enteraron que no tenían oportunidades”, contó sobre los anuncios.

Respecto de estas charlas Encina puntualizó luego en su caso: “Mi reunión, a diferencia del resto, fue privada. A través de esa pantallita me notificaron que ya no era parte del plantel. Con gran dolor y confusión pedí despedirme de mis compañeras. Mi pedido fue denegado por el CT, argumentando que ya no formaba parte del equipo”.

Hoy soy la única jugadora que quedó fuera del plantel, y eso no sería tampoco lo importante. Cada técnico tiene sus formas de tomar y comunicar decisiones, pero créanme que esta no es. Por acá, seguro que no es”, quien en su publicación no se refirió únicamente a la manera en la que se le informó su salida, sino al trato general durante la temporada.

Por último planteo la incertidumbre que se le abre por delante: “Hoy mi situación es esta: libre del club en plena pandemia, donde las posibilidades de poder seguir mi carrera profesional son muy bajas.  Todos sabemos que para poder jugar en otro club necesito un contrato, pero… ¿Cómo puedo probarme en plena cuarentena”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Soy parte de la historia de fútbol femenino, soy parte de lo que ya no tiene que pasar.  Este comunicado es para que mi situación no quede en una simple desvinculación. Hay una historia atrás… Hoy puedo contar un 1%, mi historia. Pero está la historia detrás de cada una de nosotras, de cómo nos sentimos, nos seguimos sintiendo y es necesario hablar para dejar de sentir.  Villa San Carlos o "La Villa", mí lugar en el mundo, donde pude sentir una de las mejores sensaciones. Los mejores años de mi vida los pasé defendiendo este Club, esta camiseta .  A nivel personal logré grandes cosas y, sin dudas, a nivel colectivo muchas más. Cada año que pasaba se hacía más especial para mí jugar en este Club. Pasaron muchas cosas, algunas bastantes difíciles, pero para nosotras nada era imposible, teníamos una fuerza increíble…  Nos quedamos sin CT. Armamos uno con el poco tiempo que tuvimos, que es el mismo que está ahora , el que un día en un vestuario nos comunicó que oficialmente éramos jugadoras de la "B" por razones netamente personales del club. Peleamos y mucho para poder seguir jugando en la Liga Profesional y acá me quiero detener un poquito en lo difícil que eso fue para mí. Una mezcla de ansiedad y angustia, que hizo que todo mi mundo girara en torno a mantener a mi equipo en la “A”. Pasé por todo: no dormir por días, no poder ir a trabajar, no tener tiempo de calidad con mí hija, ir de una punta a la otra para dar notas… Todo y más porque mi único objetivo era que Villa San Carlos, mi querido club, siga jugando dónde tenía que jugar, porque lo merecía el club, pero más lo merecíamos nosotras. Y así, luego de tanto esfuerzo y con la gran ayuda de la prensa y lxs periodistas, se logró que VILLA SAN CARLOS DE BERISSO fuera de PRIMERA . Nuestro debut: nos comunicaron que nosotras abríamos la Liga Profesional en el Estadio principal de Gimnasia y Esgrima de La Plata, en el bosque. Creanme que nunca podría explicarles la sensación que pasó por mí cuerpo en ese momento, sentí que finalmente había llegado la recompensa. Ya todo parecía que empezaba a funcionar. • SIGUE EN COMENTARIOS

Una publicación compartida de Leila Encina (@leilaencina) el

 

Comentarios