sábado 30 de mayo de 2020

Exclusivo CIELOSPORTS

Gabriel Macaya revivió la atajada de Chilavert a Maradona que se festejó como un gol

21 de mayo de 2020 · 19:45 hs.

La década del 90 del fútbol argentino fue testigo de muy buenos equipos, de grandes jugadores y muy interesantes enfrentamientos. Dos de aquellos recordados planteles, tuvieron a Diego Armando Maradona como jugador y a José Luís Chilavert como arquero.

Boca y Vélez fueron grandes protagonistas de aquella década y protagonizaron partidos que aún son muy recordados. Uno de ellos, que terminó 0 a 0, aún es rememorado por la extraordinaria atajada de Chilavert a Maradona.

El mediocampista de Boca se adueñó del tiro libre y desde lejos sacó un extraordinario remate que buscaba colarse en el ángulo superior derecho. Pero el arquero paraguayo, que no era de volar a los ángulos, se estiró y con un dedo protagonizó una estelar atajada que fue festejada como un gol.

 

Ese partido que se jugó el 16 de septiembre de 1997 tuvo como protagonista y testigo al preparador físico, Gabriel Macaya, quien en diálogo con CIELOSPORTS revivió esa atajada y destacó que Chilavert salvó su trabajo.

“Marcelo diseñó un trabajo, con Claudio Vivas, un día previo para que Chilavert se tire a los ángulos”, empezó recordando el profe, y agregó: “hablando muy rápidamente le decía ‘mire que es un día antes del partido y José no es de tirarse a los ángulos porque es un gran atajador, tiene un gran posicionamiento´”.

“Finalmente ese día no se hizo ese trabajo a los ángulos y vamos al partido. No va que Boca tiene un tiro libre y aparece Maradona sacó un remate al segundo palo por encima de la barrera”, siguió relatando Macaya.

Pero la historia, pese a su sufrimiento tuvo un final feliz. “nosotros mirábamos por debajo de las rejas y la ventana del banco de suplentes. Cuando Maradona le pegó, cerré los ojos y empecé a decir ´me echan, me echan´, pero no sé cómo Chilavert saca la pelota, pega en el travesaño y la gente festejó. Después fui a agradecerle porque me salvó del trabajo”, concluyó el relato el preparador físico.

Comentarios