jueves 02 de julio de 2020

Todo detenido

El Coronavirus afectó al deporte como nada ni nadie

19 de marzo de 2020 · 09:31 hs.

El tema central hoy por hoy en el mundo es, qué duda cabe, el Coronavirus. El deporte mundial no es ajeno al contexto en el que le toca estar inmerso, sino que muy por el contrario se ve condicionado de un modo que no tiene precedentes.

La pandemia que tiene en vilo al planeta afecta a la actividad deportiva como nada ni nadie lo hizo a lo largo de la historia moderna, suspendiendo torneos, cancelando eventos y modificando fechas de las principales competiciones a nivel global.

El fútbol está parado casi completamente. El martes se anunció en Argentina la suspensión de la Copa Superliga, y el certamen nacional era prácticamente el único entre las ligas de primer y segundo orden que todavía seguía en disputa.

La Eurocopa y la Copa América fueron postergadas, pasando de 2020 a 2021. Si bien para el certamen de CONMEBOL no resulta tan extraño, dado que ha ido fluctuando en el tiempo, para el de la UEFA es su primer cambio de fecha desde su introducción en 1960.

El básquet también está detenido, incluso en la NBA. El tenis se vio obligado a cancelar cinco Masters 1000, y ahora debió reprogramar Roland Garros. La Fórmula 1, el campeonato mundial de rally, el béisbol y el fútbol americano en Estados Unidos. Todos corrieron la misma suerte.

 

SITUACIÓN INÉDITA


Cuatro pandemias tuvieron lugar en el último siglo con anterioridad al Coronavirus: en 1918 se desarrolló la Gripe Española, en 1957 la Gripe Asiática, en 1968 la Gripe de Hong Kong y finalmente en 2009 tuvo propagación la recordada Gripe A.

En ninguna de ellas, incluso en la de 1918 que se cobró entre 25 y 50 millones de víctimas, el deporte se detuvo a nivel global. En Sudamérica, por caso, a excepción de Brasil, el fútbol siguió su curso prácticamente con normalidad.

En Europa la situación fue diferente, pero no puntualmente por la pandemia, sino porque el inicio del brote coincidió con el final de la Primera Guerra Mundial. Tanto ese conflicto bélico como el siguiente sí lograron detener el deporte en el Viejo Continente.

Los Mundiales de todas las disciplinas y los Juegos Olímpicos fueron puestos en stand-by, mientras que las ligas locales en muchos casos fueron canceladas. Igualmente no fue un apagón total, y para ejemplo sirven el fútbol y tenis.

Durante la Segunda Guerra la Serie A se siguió disputando, e incluso en el final, si bien no hubo torneo oficial, se disputaron campeonatos regionales. En tanto, en el circuito de tenis, torneos como Roland Garros se jugaron igual, aunque sus ganadores no son incluidos en el registro de campeones.

En ambas guerras el deporte fuera de Europa siguió su curso. Sudamérica es una muestra de ello. El campeonato argentino de fútbol coronó una gran cantidad de campeones en ese tiempo, en el que no solo se disputaron los torneos regulares sino también diversas copas nacionales.

Comentarios