TODA LA INFO DEPORTIVA
Domingo 5
Abril de 2020
CIELOSPORTS » Liga Profesional - Gimnasia - Estudiantes - Informes - Fútbol » 27-02-2020

De Superliga a AFA: artífices del 38 a 38 y dueños del fútbol

El fútbol argentino es un callejón sin salida. El deporte más popular del país se encuentra inmerso en una crisis dirigencial sin precedentes. Preso de una camada de dirigentes que se adueñaron de las estructuras sin reparar en las formas, se transformó en una mercancía política y económica.

 

Lejos de asimilarse a la Liga española, inglesa o francesa, la Superliga Argentina de Fútbol transita su tercer año de vida y está pronta a firmar su certificado de defunción. Los dirigentes que hace cuatro años atrás presionaron para salir de la AFA, hoy son los mismos que esperan una reunión de Comité Ejecutivo para definir el regreso. Parece un chiste pero no lo es. Es la triste historia del fútbol argentino.

 

Claudio Tapia, Marcelo Tinelli, Hugo Moyano, Víctor Blanco, Nicolás Russo, Eduardo Spinosa y Marcelo Achile estuvieron en el predio de Ezeiza el 3 de diciembre del 2015 cuando junto a otros tantos dirigentes quedaron inmortalizados por el papelón del 38 a 38 en una Asamblea que contaba con 75 asambleistas. Muchos de ellos, luego fogonearon la salida de la AFA y trabajaron en la creación de la Superliga. Hoy trabajan en la conformación de la Liga Profesional de la AFA, tras la cena que mantuvieron en la casa de Tapia.

 

 

El fútbol argentino no tiene un norte claro desde hace años. La importancia por pertenecer y ocupar cargos no conoce de partido político. Por entonces, muchos se encolumnaron detrás de Daniel Angelici y apoyaron un pedido que realizó Mauricio Macri y por el cual operó Fernando de Andreis, por entonces Secretario General de la Presidencia de la Nación. Hoy van todos detrás de Marcelo Tinelli, presidente de San Lorenzo y ponderado en el fútbol argentino por el presidente de la Nación, Alberto Fernández.

 

Una estructura se crea y de destruye como si nada. Los acuerdos económicos con quienes pagan los derechos televisivos dejaron de ser un problema, y son el ancho de espada con el que negocian los dirigentes que poco hacen por sus clubes y que rosquean ante la necesidad de conseguir mayores recursos. Discusión aparte, si el fútbol argentino está bien pago. Los directivos saben que los sponsor que hoy comercializó Superliga, mañana irán a la Liga Profesional y es por eso que no reparan en las formas. El negocio es muy grande como para quedarse afuera.

 

 

Pero antes y ahora, la necesidad de ocupar cargos sigue dividiendo a los actores que buscan perpetuarse en el poder y que esperan un cargo en la nueva estructura. El presidente de River no fue a la casa de Tapia y se reunió con él a solas. Sergio Massa opera para que Nicolás Russo sea la cabeza de la nueva estructura política, mientras que Tinelli busca consenso para llevarse la presidencia y Spinosa apuesta a ocupar un lugar importante.

 

Superliga quedó presa de aquella sanción inconclusa a San Lorenzo y Huracán y los dirigentes que no quieren ser controlados por nadie encontraron el momento justo para borrar con el codo lo que firmaron con la mano hace unos años. “Todo pasa”, decía Julio Grondona, menos los dirigentes.

 

SUMARIO