TODA LA INFO DEPORTIVA
Martes 18
Febrero de 2020
CIELOSPORTS » Polideportivo - Basquet » 28-01-2020

El Loco Montenegro y Kobe Bryant: Básquet, Fútbol y su regreso

Uno de los mitos vivientes del Básquet argentino, Hernán Montenegro, charló en exclusiva con CIELOSPORTS y contó cómo fue ver crecer a Kobe Bryant. Su pasión por el fútbol y la íntima relación con su familia.

Hay dos sellos que distinguen las charlas con Hernán “Loco” Montenegro: la sinceridad y la sensibilidad a flor de piel. La misma brotó instantáneamente de las palabras del bahiense en una charla mano a mano con CIELOSPORTS, en LA CIELO, a la hora de recordar a Kobe Bryant.

 

“Los grandes nunca se mueren” dice Hernán Montenegro para abrir la charla y comenzar a acumular recuerdos: “en mi caso personal lo conocí siendo un niño. Yo jugaba con Joe, su papá - de lo mejor que jugó en Europa- compartí con él siendo un pendejo del orto, así le decía cariñosamente. Le encantaba el fútbol, era un norteamericano criado en Italia”, explica el hombre que llevó su Básquet a siete países distintos.

 

 

Montenegro amplía sobre Bryant y su elación con el fútbol contando que “si te fijas, hay miles de fotos con jugadores de fútbol. Nosotros jugábamos a la pelota. Los miércoles en Italia, que tiene esa estructura donde todos estábamos cerca, ahí teníamos la pelota de fútbol y la de básquet”

 

“El papá de él se enojaba porque yo le jugaba al fútbol y me decía que el tenía que jugar al Básquet. Tenía 10 años y yo le decía que no podía jugar a nada. Era fanático del Milán, de Ruud Gullit, de Frank Rijkaard, de Marco Van Basten, de Arrigo Sacchi, también paso un ratito el Bichi Borghi, yo le decía ´tenes que ser hincha de Maradona´ y le compre una camiseta”, agregó el Loco resaltando que el conoció al niño Kobe.

 

 

“IO SONO UN PENDEJO DEL ORTO”


A Montenegro se lo nota afectado por la situación y afloran tiernos recuerdos para apalear una pérdida irreparable que va más allá de la admiración deportiva. Cuenta el bahiense que el pequeño Kobe no entendía lo que decía cuando lo llamaba “pendejo del orto” porque no había traducción para eso ni al italiano ni al inglés. “él me decía io sono un pendejo del orto”, rememora

 

“Yo me acuerdo que me acerque a él, y le digo ¿cómo te llamas? me dijo Kobe, Kobe Bryant. No me dijo Kobe. Lo miré a los ojos y vi esa sonrisa. Él jugaba riéndose. No porque te faltaba el respeto, porque era un placer para él jugar al Básquet”, explica.

 

 

EL DESEO DE MAMBA DE VOLVER


En medio de un clima hostil para una parte del deporte, Montenegro se reconoce dentro de una tribu que necesita replantearse varias cuestiones y reflexiona sobre Bryant: “este señorcito que es Kobe blanquea todo. Ayer hablaba con la mamá, con Pam y él quería volver a jugar… yo lo sabía, pero la vida no le dio tiempo”. Piensa en voz alta y reflexiona: “yo decía este va a volver. Él era el Basquetbol mismo”.

 

 

SIEMPRE KOBE


Sobre las virtudes del quien ha dejado una huella imborrable en el deporte en general y en el Básquet en particular dijo que “tenía la mentalidad de Jordan, que era un asesino en el buen sentido. Se sentaba con Jordan y le decía que puedo mejorar y Jordan le decía esto, esto y esto…Si veía jugar a Maradona, quería jugar como él. Era así. Yo conocí al niño y no me equivoque con él”

 

El Loco, que ahora vive en Paraguay, contó que se enteró de la noticia por el preparador físico, Fernando Signorini: “me dijo Hernán, falleció Kobe. Nos gustan las mismas cosas y me lo comunicó él, dolido, porque sabía mi historia. Llevo dos, tres días que me siento como el ojete”

 

Sin poder contener las lágrimas, Montenegro traza un paralelo que duele en los más profundo de cualquier padre: “mi hija me llamó y me recordó cuando viajábamos juntos, como diciéndome podía habernos pasado a nosotros. Me duele inmensamente la muerte de su niña, porque la pequeña Gigi era su vida”.

 

SUMARIO