TODA LA INFO DEPORTIVA
Lunes 21
Octubre de 2019
CIELOSPORTS » Estudiantes - Informes » 23-05-2019

Rodrigo Braña: Estudiantes despidió al jugador, pero se queda con la leyenda

Ayer fue una jornada especial para Estudiantes, ya que uno de sus máximos ídolos del último medio siglo colgó los botines. El Pincha pierde dentro de la cancha a un jugador irremplazable, pero afuera de ella no se irá a ningún lado: quedará siempre en la memoria del hincha.

Hablar del resurgir de Estudiantes del 2006 a esta parte, con la conquista de los dos torneos Apertura y de la Copa Libertadores, es hacerlo también sobre algunos nombres propios. Uno de los más importantes es, sin dudas, el de Rodrigo Braña.

El Chapu llegó a comienzos de 2005 luego de ascender con su querido Quilmes después de varios intentos frustrados, y de tener un gran primer torneo en Primera División. Con el Cervecero en la Libertadores él apostó por el Pincha, y la apuesta, en retrospectiva, le salió perfecta.

Si bien en un primer momento alternó titularidad, su manera de jugar cautivó rápidamente a hinchas y entrenadores, con una entrega y un sacrificio a medida del ADN Albirrojo. El regreso de Juan Sebastián Verón encontró en el N°22 su complemento perfecto.

Con la Bruja a su lado se potenciaron ambos, y potenciaron también al equipo. Parece difícil, casi imposible, imaginar a aquel equipo campeón de América sin su motor, sin ese tractor del mediocampo que se multiplicaba por doquier para recuperar la pelota.

En 2013 decidió alejarse y volvió a vestir los colores de su primer amor, teniendo ese regreso que le había prometido a un club que, como todo Estudiantes, lo adora: ¿Cuándo se vio que un futbolista en actividad tenga una tribuna que lleve su nombre?

Sin embargo el destino no le tenía preparado el retiro en el Sur. Para 2016, en medio de un caos institucional, decidió alejarse de Quilmes y volver a Estudiantes, en donde gastó sus últimos cartuchos, siempre a la altura, hasta que ayer decidió colgar los botines.

 

LOS PRIMEROS PASOS


EL 21 de enero de 2005 Rodrigo Braña puso la firma en su primer contrato con el León, que compró el 50 por ciento de su ficha en 350 mil dólares. No cabe duda que, en la relación costo-beneficio, se trata de una de las mejores compras de la historia Albirroja.

Como parte de esa negociación, casualmente, el Pincha cedió a préstamo por un año a Leandro Benítez, y extendió en un año más la cesión de Leandro Desábato, que se había formalizado el año previo. Los dos, a su regreso, también se convertirían en ídolos de la institución.

A punto de cumplir 26 años, arribó a Estudiantes luego de haber jugado 160 partidos y marcado 12 goles en Quilmes desde su debut en 1997, con un breve paso por el Mallorca B en la temporada 1998/99 (32 PJ) y un préstamo en Unión en la 2001/02 (13 PJ).

Con Reinaldo Merlo como DT, Braña tuvo su bautismo en un mediocampo plagado de volantes centrales: Adrián Bastía, Rodrigo Meléndez, Horacio Cardozo y Juan Huerta. En ese equipo se fue introduciendo de a poco, y con el tiempo se ganó la titularidad.

 

BRAÑA EN 1 y 57


El Chapu es uno de los pocos jugadores que hasta ayer seguía en actividad y había llegado a jugar en el Jorge Luis Hirschi: el volante de Berazategui disputó 11 partidos en la vieja cancha, y hasta se dio el gusto de convertir un gol en el que fue su primer festejo en la institución.

Aquella conquista tuvo lugar el 30 de abril de 2005, cuando en su noveno partido en la Primera del León, remató de volea desde la puerta del área y la puso al lado del palo para sellar un agónico 3-2 sobre Almagro por la fecha 11, a los 37 minutos de la segunda parte.

El debut de Braña fue en la tercera fecha de ese Torneo Clausura, pero su estreno en 1 y 57 llegó una semana más tarde: fue el 6 de marzo en la derrota por 3-1 ante Argentinos. En esa oportunidad saltó a la cancha a los 8 del complemento por el Polaco Bastía.

Luego fue parte del último recuerdo que tiene el fútbol profesional de Estudiantes en aquella cancha, el 28 de agosto de ese mismo año 2005, en el 1-0 ante Gimnasia con gol José Luis Calderón. Aquella tarde fue reemplazado a los 28 de la segunda parte por Carlos Araujo.

 

LA CONSOLIDACIÓN


De la mano de Jorge Burruchaga se fue adueñando de la zona media del rectángulo de juego. Más allá de que el equipo siguió incorporando volantes centrales en los torneos posteriores, como fue el caso de Gastón Esmerado, Braña no salió casi nunca del equipo.

Claro que el gran despegue del Chapu se vio en el Apertura 2006, con un equipo que hizo historia y volvió a llevar al club al título después de 23 años, de la mano de Diego Simeone como DT y en la primera experiencia del tándem Verón-Braña en el centro de la cancha.

El volante se erigió como una pieza fundamental en ese equipo y en los que vendrían luego, tanto que en muchas ocasiones su ausencia se sufrió más que la de Verón. Como diría Alejandro Sabella tiempo después, su gran virtud no fue la marca, sino la capacidad de entender el juego.

Su desempeño lógicamente despertó las miradas de otros clubes, y luego de la Libertadores estuvo cerca de irse a México. La historia marca que la Bruja, que conocía su importancia mejor que nadie, puso la diferencia de su propio contrato para que se quede.

 

EL REGRESO A LOS 37


En 2013, quizás de manera sorpresiva, Braña se alejó de Estudiantes aduciendo cuestiones personales, en medio de algunas diferencias con la Comisión Directiva de aquel momento. Su destino fue el Cervecero (73 PJ, para un total de 233), pero tres años más tarde pegó la vuelta.

Con 37 años y también de manera inesperada, cuando su historia en el Pincha parecía cerrada, volvió a la institución para tener un último capítulo. El Chapu, como él mismo dijo, tenía miedo de no poder estar a la altura, pero con su juego rápidamente demostró ser el mismo de siempre.

Sin tener la titularidad garantizada de otros tiempos, con otra edad y en un mediocampo en el que también convivían Santiago Ascacíbar e Israel Damonte, se las ingenió para jugar y aportar su cuota de experiencia y sacrificio hasta que ayer, finalmente, dijo basta.

El N°22, que nació el 7 de marzo de 1979, se retiró del fútbol con 40 años y una estadística que lo pinta de cuerpo entero: es el segundo jugador de campo en retirarse con mayor edad en la institución. ¿Quién encabeza esa lista? Su gran ladero en el mediocampo: J.S.V.

 

LOS GOLES DEL CHAPU


Como volante central nunca estuvo acostumbrado a gritar muchos goles, pero en 9 oportunidades ‘se equivocó’. De esos 9 goles que convirtió en Estudiantes 8 se dieron en el marco del torneo local, y 1 en Copa Libertadores. Ese gol internacional es, seguramente, el más recordado de todos.

Después de aquel primer tanto en 1 y 57 en cancha de Almagro el Chapu facturó por duplicado en el Clausura 2006, primero ante Instituto en un 4-1 y luego frente a Arsenal en un 2-1. En 2007, en tanto, se dio el gusto de marcar el único gol en un 1-0 ante Gimnasia de Jujuy en 25 y 532.

Su siguiente gol se hizo esperar casi dos años y llegó recién en 2009, en otro 1-0 en el Ciudad de La Plata pero esta vez ante Newell’s. En 2010 marcó tres: a Juan Aurich en un 2-0 por la Copa, con una joya desde la mitad de cancha, a Quilmes en un 2-0 y a All Boys en una caída 2-1.

Finalmente su último festejo llegó un año más tarde, el 2 de octubre de 2011, en un 1-1 ante Colón. Ese fue su último gol en el Pincha, aunque no en su carrera: el 9 de noviembre de 2015 marcó para Quilmes en su segundo ciclo, en un 1-2 frente a Nueva Chicago.

 

NÚMEROS Y FECHAS


El debut de Rodrigo Braña en Estudiantes tuvo lugar el 27 de febrero de 2005, ante Banfield (0-0) en el Florencio Sola. En aquella oportunidad el Chapu arrancó entre los suplentes, y saltó a la cancha a los 10 minutos del complemento en reemplazo de Rodolfo Aquino.

Su debut internacional, de manera curiosa, fue en ese mismo escenario y ante ese mismo equipo, uno de los clásicos rivales de su Quilmes: fue el 10 de agosto de ese mismo año, cuando el Pincha cayó 2-0 por la ida de la Primera Fase de la Copa Sudamericana y él jugó los 90 minutos.

En su vuelta en 2016 su primer partido llegó de la mano de la Copa Argentina, el 13 de agosto y por los 32vos de Final. Fue ante Los Andes en cancha de Lanús, en un triunfo Albirrojo por 2-0 en el que fue reemplazado por Iván Gómez a los 16 de la segunda parte.

En total Braña disputó 337 partidos con la camiseta Albirroja264 de ellos en Primera División7 en copas nacionales (6 en Copa Argentina y 1 en Copa Superliga) y 66 en competiciones internacionales (48 en Libertadores, 14 en Sudamericana, 2 en Recopa y 2 en Mundial de Clubes).

SUMARIO