TODA LA INFO DEPORTIVA
Domingo 16
Junio de 2019
CIELOSPORTS » Estudiantes » 28-04-2019

Obra en 1 y 57: 14 años, 2 meses y 12 días para ser Estudiantes

Con el anuncio de Juan Sebastián Verón el hincha y socio Albirrojo conoció la fecha de su sueño. Se terminó el tiempo de promesas y problemas para una obra que tardó mucho más tiempo del esperado y que costó más de 45 millones de dólares. Cronología de la lucha y construcción del estadio Pincha.

 

El 28 de agosto de 2005 Estudiantes venció a Gimnasia por 1 a 0, con el gol de José Luís Calderón y con esa victoria superó a su clásico rival en el historial en aquel encuentro número 138. Los socios e hinchas presentes en el estadio de 1 y 57 disfrutaron el triunfo y lo vivieron con alegría.

 

Pero con los días la nostalgia, la angustia y la incertidumbre dejaron a esa alegría de lado porque la caída de una mujer de uno de los tablones llevó a que por el entonces Intendente, Julio Alak, prohibiera la realización de espectáculos deportivos en ese estadio.

 

El tiempo llevó a la dirigencia que encabezaba el Presidente Eduardo Abadie a tomar la decisión derrumbar ese estadio que ya había quedado obsoleto para partidos en el fútbol argentino y así comenzó una larga peregrinación por diferentes estadios, distintas luchas, dos proyectos para la nueva casa y más de 45 millones de dólares para que el próximo 9 de noviembre de este año, el fútbol vuelva a 1 y 57, tal como lo anunción Juan Sebastián Verón.

 

 

14 años, 2 meses y 12 días en obra 


A la prohibición del Municipio para que el club no pueda realizaron espectáculos deportivos en el estadio de 1 y 57, desde el año 2005, pasaron varios hechos que llevaron a dirigentes a pensar en la reconstrucción. Desde el 1 de enero de 2006 entró en vigencia la resolución del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires que prohibía a los clubes de Primera División jugar en estadios de madera.

 

Con la migración del equipo que jugó por entonces en los estadios de Gimnasia, Quilmes y Ciudad de La Plata, en el año 2007 la dirigencia que presidió Eduardo Abadie emprendió la demolición del estadio el 27 de junio. Meses previo esa Comisión Directiva acordó la construcción del nuevo estadio con el Municipio, pero el acta recién se firmó en el año 2008 con la Intendencia de Pablo Bruera.

 

 

Ese año fue el que marcó el inicio de la obra que recién culminará, de forma parcial, el próximo 9 de noviembre para que el equipo vuelva a jugar en el terreno de juego de 1 y 57. Al cierre de la gestión Abadie se colocó el primer tramo de la tribuna de 55 y en la gestión que presidió Rubén Filipas se levantó la estructura sobre 115 y se ideó la construcción de la tribuna de calle 57. La situación económica y la preponderancia deportiva de esos años, con las conquistas del equipo, llevaron a los dirigentes a tomarse de diversas prohibiciones ambientales y jurídicas y los próximos pasos se dieron recién en el año 2011.

 

Con la llegada de Enrique Lombardi como Presidente, quien supo ser primero el arquitecto de la obra inicial, Estudiantes trabajó en la parte inferior de las cabeceras, se emplazó la Tribuna de 57 y se inició la construcción de los palcos sobre Avenida 1. Allá por el año 2014, en época de campaña y en busca de la reelección, se colocó el campo y las butacas cuando todavía faltaba todo lo demás.

 

De ahí en más, con la llegada de Juan Sebastián Verón como presidente, el proyecto del estadio cambió, las inversiones fueron mayores y llegaron los préstamos externos para la continuidad de la obra. Justamente las inversiones de afuera permitieron que el club pueda darle forma a muchas acciones que se demoraron con el tiempo y así ayer se anunció el regreso a 1 y 57.

 

 

UN SUEÑO MILLONARIO 


La vuelta al estadio el próximo 9 de noviembre estará marcada por la mayor inversión económica que hizo el club en su historia. Más de 45 millones de dólares fueron invertidos en el estadio en los últimos 14 años para que el sueño se haga realidad.

 

Si bien la obra pasó por diversos problemas legales, políticos y ambientales, la situación económica ha sido siempre un factor preponderante que ha llevado al club a realizar inversiones desmedidas y a diversas dirigencias a frenar las obras por falta de dinero. Pero el último año llegaron las inversiones más fuertes y así el regreso a 1 y 57 se fue convirtiendo en una realidad.

 

 

UNA FIESTA HISTÓRICA 


El próximo 9 de noviembre los hinchas de Estudiantes vivirán un día único en la historia del club y el nuevo estadio, que fue una obra durante los últimos 14 años, abrirá las puertas para que las familias y nuevas generaciones regresen a 1 y 57.

 

Si bien la dirigencia trabajó en diversos aspectos de la obra en los últimos años, la fiesta inaugural del estadio es un tema que vienen abordando desde hace años y es el propio Juan Sebastián Verón quien trabaja junto a varios directivos en lo que denominaron “una fiesta inolvidable, emotiva e histórica”.

 

 

SUMARIO