TODA LA INFO DEPORTIVA
Jueves 21
Marzo de 2019
CIELOSPORTS » Estudiantes - Informes » 27-02-2019

Números positivos: ¿Qué seduce a la CD para buscar a Milito?

El ex DT del León es por ahora el único candidato sobre la mesa para asumir como reemplazante de Leandro Benítez. ¿Te acordás cómo fue su paso por el club? Repasalo en esta nota.

La Comisión Directiva se encuentra a la espera de una respuesta por parte de Gabriel Milito, quien hoy por hoy aparece como el único candidato a hacerse con el destino del primer equipo. La dirigencia está convencida de que es el indicado, y por eso te invitamos a repasar cómo fue su primer y por ahora único ciclo en el club.

Luego de una seguidilla de malos resultados Mauricio Pellegrino dirigió su último partido en Estudiantes el 13 de abril de 2015, en el que cayó por 2 a 0 ante Tigre y fue cesanteado. Después de un partido a cargo de Nelson Vivas, el primer equipo pasó a manos de Gabriel Milito, que agarró un fierro caliente en un momento decisivo.

El debut del DT en el León se produjo el 21 de abril de 2015 en un partido clave por Copa Libertadores: el elenco Albirrojo debía vencer a Barcelona de Ecuador en Guayaquil para poder clasificar a los Octavos de Final, y así lo hizo con goles de Luciano Acosta y Guido Carrillo, imponiéndose por 2 a 0.

 

SUS NÚMEROS


Después de ese gran debut su primer partido por el torneo local terminó en empate, pero para el segundo pudo cortar una racha negativa de ocho partidos sin poder sumar de a tres, al derrotar a Temperley por 2 a 1. De allí en adelante estaría siete partidos sin caer, aunque en el medio quedaría eliminado por Independiente Santa Fe en los Octavos de la Copa.

Su ciclo duró en total 30 partidos, y finalizó cuando concluyó ese año. Sus números, desde la estadística, son verdaderamente impresionantes: ganó 16 partidos, empató 8 y perdió 6, siendo solamente 3 de ellos en el certamen de Primera, en donde dirigió 20. La eliminación de la Libertadores, y también de la Copa Argentina, quizás sean sus puntos más negativos.

Si bien quedó en el imaginario por haber jugado ante rivales ‘fáciles’, dado que algunos de sus triunfos fueron ante Sarmiento (24°), Temperley (25°), Chicago (26°), Vélez (27°), Rafaela (29°) y Crucero del Norte (30°), pero el devenir del calendario no era, claro está, algo que dependiera de él. Con el 62,22% de efectividad durante su ciclo, su efectividad no se puede discutir demasiado.

 

AQUEL PLANTEL


Milito asumió con un plantel más armado que el que tiene a Estudiantes actualmente, con más variantes, y quizás allí puedan explicarse en buena medida sus números. Sin embargo también tuvo dificultades grandes a la hora de encontrar el equipo: después de solo un puñado de partidos perdió a sus dos delanteros, Guido Carrillo y Diego Vera, y sin embargo le encontró la vuelta.

Carrillo se lució en los pocos partidos que tuvo bajo su tutela, con 6 goles en 9 PJ, y fue vendido en una cifra millonaria al Mónaco francés, mientras que el uruguayo fue adquirido por Independiente. Sin refuerzos se las ingenió para sostener no solo los resultados sino el poder de fuego del equipo: 14 futbolistas diferentes marcaron bajo su conducción.

El de Magdalena fue con 6 tantos el máximo artillero, pero también anotaron 4 Carlos Auzqui; 3 Álvaro Pereira, Diego Mendoza, Ezequiel Cerutti, Gastón Fernández y Lucas Rodríguez; 2 Luciano Acosta, Vera, Israel Damonte y Juan Sánchez Miño; y 1 Sebastián Domínguez, Leonardo Jara y Jonatan Schunke. Además marcaron en contra Roger Martínez e Ignacio Boggino.

 

SU IDEA DE JUEGO


Así como los números de la campaña de Milito en Estudiantes son irreprochables, si hay algo que lo puso en discusión entre los hinchas fue su manera de ver el fútbol. En un ambiente en el que las ideas radicalizadas no suman sino más bien restan, el entrenador fue acusado no pertenecer a la ‘escuela’, con sus ideas importadas de Europa.

Entre las principales características de su repertorio lo que se vio en el equipo Albirrojo en esos 30 partidos fue la voluntad de salir jugando por abajo con los centrales, la prioridad del toque corto por sobre el pase largo y una circulación de pelota que, para la visión de la hinchada, fue por momentos tediosa y predecible. Si bien es cierto que su equipo no tuvo grandes pasajes de ese buen juego que pregonó, si logró regularidad.

Curiosamente los futbolistas lo vieron de otro modo, y fueron varios los que lo han destacado en la cima de la lista entre los mejores entrenadores que tuvieron. “Milito se parece más a Estudiantes que ningún otro”, llegó a decir Leandro Desábato en aquel entonces por su voluntad de trabajo, mientras que en más de una oportunidad la Gata Fernández resaltó: “Fue un gran DT que me ha dejado mucho”.

SUMARIO