TODA LA INFO DEPORTIVA
Jueves 22
Agosto de 2019
CIELOSPORTS » Fútbol Femenino » 23-01-2019

Una demanda que le abre la puerta al debate del profesionalismo

En las últimas horas el mundo del fútbol femenino se vio convulsionado por el comunicado que publicó Macarena Sánchez Jeanney, que puso sobre la mesa el deseo de todas las mujeres que juegan y viven del fútbol: que la práctica de su deporte sea profesional.

Macarena Sánchez Jeanney fue durante la primera parte de la temporada una de las futbolistas que integró el plantel de la UAI Urquiza, equipo campeón del último certamen, pero esta semana anunció que no seguirá en la institución y abrió el juego al debate.

¿Qué pasó? El  club le comunicó a través del DT, Germán Portanova, que quedaba desvinculada de sus funciones como jugadora, aduciendo “cuestiones deportivas”. Esto sucede a mitad de torneo, cuando por reglamento ninguna futbolista puede cambiar de club durante el mismo.

La jugadora, entonces, tomó la decisión de reclamar por la regularización de su situación laboral junto a sus abogadas, integrantes de Abofem Argentina, a través de una intimación extrajudicial tanto al club como a la AFA para que se la indemnice en su carácter de futbolista.

Este caso puntual, además de la polémica que acarrea en torno al accionar del club, abre el juego hacia una problemática mucho más amplia: el amateurismo de las futbolistas en Argentina, y la necesidad de profesionalizar la actividad que realizan.

“Se va a caer”: una futbolista denunció a la AFA por vulnerar derechos de las mujeres

 

EL DEBATE DEL PROFESIONALISMO


El fútbol femenino hoy en Argentina es una disciplina amateur, al menos en los papeles, y eso es lo que este caso pone sobre la mesa, una necesidad que atraviesa a todas las jugadoras de fútbol argentino, que buscan que se las reconozca como trabajadoras del deporte.

Mientras los directivos de la UAI Urquiza y los de AFA evitaron por ahora dar respuestas oficiales, son varias las futbolistas que se han hecho eco de lo que sucedió con Macarena y todas coinciden en que este es el siguiente paso para seguir mejorando el fútbol femenino.

Hoy ninguna jugadora de fútbol en Primera División tiene un contrato como tal. Sí hay una relación laboral encubierta, ya que se pacta con las jóvenes para que realicen tareas administrativas. Así es como se justifica el salario que, en realidad, es el de una jugadora profesional.

“¿Cómo van a pretender cobrar lo mismo si no generan lo mismo?”, dice la crítica común y vacía. Que quede claro: la verdadera discusión hoy no es si las mujeres tienen que cobrar lo mismo que los hombres, sino algo mucho más elemental, que puedan ser reconocidas por el trabajo que realizan con un salario digno y en blanco.

Resultado de imagen para boca river superclasico futbol femenino 2018

 

AMATEURISMO MARRÓN


El vínculo laboral encubierto a través de supuestas tareas administrativas no es algo nuevo. Estos mecanismos son una réplica de los que debió sufrir el fútbol masculino en los albores de la profesionalización, con la diferencia de que eso sucedió hace casi cien años.

En aquella época, a finales de la década de 1920, se utilizaron vías similares para negar la relación laboral profesional entre los clubes y los jugadores. Luego de varios años de lucha finalmente el 31 de mayo de 1931 dio inicio el profesionalismo entre los varones.

Resultado de imagen para amateurismo 1920 argentina

Los primeros signos de la irrupción del dinero llegaron incluso antes, ya que en los últimos años de la década de 1910 fueron varios los jugadores que cambiaron de equipo por el pago de los viáticos, e incluso, a cambio de una posibilidad laboral en el club o, si el directivo tenía contactos, en una dependencia de algún municipio.

Hasta entonces los jugadores no habían hecho más que aceptar lo que se les proponía, pero en un espacio en el que cada vez ganaban mayor importancia, comenzaron a reclamar lo que les correspondía. Hoy es el turno de las mujeres, que buscan hacer lo mismo.

Resultado de imagen para uai urquiza seleccion argentina

 

LA UAI ES EJEMPLO


Que la problemática entre en escena hoy a través de algo que sucede en la UAI Urquiza es doblemente importante. No se trata de un club que sea excepción desde lo negativo, sino todo lo contrario: es el último campeón nacional, y a pesar de la situación que desencadenó todo, uno de los que mejor trabaja la disciplina.

Hablar del club de Villa Lynch es hacerlo sobre el campeón de 3 de las últimas 5 ediciones del campeonato de Primera, que viene de jugar la Libertadores Femenina, y que es uno de los pocos clubes de la máxima categoría que pagan los viáticos de sus jugadoras y les brindan óptimas condiciones de entrenamiento.

Resultado de imagen para larroquette potassa argentina

Varias jugadoras de Selección se desempeñan en la UAI, y en la última citación para el repechaje ante Panamá hubo ocho convocadas: Laurina Oliveros, Gabriela Garton, Adriana Sachs, Milagros Otazú, Mariana Larroquette, Milagros Menéndez y Belén Potassa.

Para armar un plantel de semejante jerarquía está claro que se necesita plata, y si hay una actividad que se realiza a cambio de dinero es ni más ni menos que un trabajo. Por lo tanto las jugadoras, a fin de cuentas, son eso que con justa razón reclaman que se les reconozca desde el marco legal: futbolistas profesionales.

Resultado de imagen para argentina panama femenino

SUMARIO