TODA LA INFO DEPORTIVA
Lunes 19
Noviembre de 2018
CIELOSPORTS » Estudiantes - Informes » 12-09-2018

La Copa o el torneo: ¿Cuál debe ser el objetivo de Estudiantes?

El objetivo en el Pincha, según dicen los propios protagonistas, está puesto en poder quedarse con la Copa Argentina para poder jugar una nueva Libertadores. Pero... ¿Le conviene eso a Estudiantes? La Superliga, los promedios y la economía en pos del Estadio dicen lo suyo.

Ya eliminado de la Copa Libertadores, Estudiantes se puso como objetivo continuar avanzando en la Copa Argentina, con la ilusión de poder quedarse con el trofeo y así clasificar a la próxima edición del máximo certamen continental.

Para el grupo es el objetivo principal del semestre”, sostuvo Gastón Fernández luego del partido frente a Luján, en sintonía con lo que dijo también el DT Leandro Benítez: “Sabemos que te permite llegar a la Copa, es un objetivo, debemos ir partido a partido”.

Sin embargo, más allá de lo que dicen los propios protagonistas, en el Pincha hay una parte de la foto que deben mirar con atención, porque centrarse en la Copa Argentina puede tener su costado negativo y jugar la próxima Libertadores puede jugarle en contra.

 

ATENTO A LOS PROMEDIOS


En un contexto de fútbol argentino en el que la Superliga va reduciéndose paulatinamente en cuanto a cantidad de equipos, luego del insólito torneo con 30 participantes que se ideó en 2015, el Pincha no puede desatender su promedio bajo ningún punto de vista.

Después de una temporada 2017/18 que no transcurrió de la manera deseada, el equipo Albirrojo no puede descuidarse: si bien la nueva campaña recién empieza, hoy por hoy, arrancaría entre los clubes más comprometidos en los promedios del próximo año.

Sin contar a los cuatro equipos que están descendiendo en estos momentos solo arrancaría por encima de Gimnasia, Lanús, Newell’s y los dos ascendidos. Irónicamente el Grana, la Lepra y el León son hoy 3 de los 7 equipos con más temporadas seguidas en Primera.

Más de uno podrá considerar exagerado mirar de reojo esta tabla futura, ya que el equipo tiene nada menos que 21 partidos por delante en este torneo para acumular un buen colchón de puntos, pero desviar la atención en pos de las Copas puede ser un arma de doble filo.

 

RECAMBIO NO SOBRA


La irrupción de algunos juveniles en el primer equipo fue una grata sorpresa en las últimas semanas, con nombres como los de Iván Erquiaga, Matías Pellegrini y Francisco Apaolaza ganando gran protagonismo en la cancha y en la hinchada.

La irrupción de estos tres juveniles, categoría 1999, 2000 y 1997 respectivamente, es sin lugar a dudas un punto muy positivo a la hora de hablar de recambio, un rubro en el que el plantel que conduce Leandro Benítez no cuenta con un listado holgado.

El once titular para el Chino sale de memoria, sin grandes dudas: Mariano Andújar; Facundo Sánchez, Jonatan Schunke, Gastón Campi e Iván Erquiaga; Fernando Zuqui, Rodrigo Braña y Lucas Rodríguez; Pablo Lugüercio, Francisco Apaolaza y Matías Pellegrini.

Si bien en el banco hay dos experimentados, Mariano Pavone y Gastón Fernández, la realidad marca también que el club redujo ostensiblemente el gasto en el plantel en los últimos mercados, y para muestra vale que solo sumó dos refuerzos, ambos suplentes, cuando se fueron diez nombres.

 

LA META ES OTRA: 1 Y 57


Esta reducción en el gasto del plantel tiene una única explicación, como todas las decisiones que se tomaron en el último tiempo en Estudiantes en materia económica: todos los recursos del club están en mayor o menor medida abocados al regreso a Uno.

El estadio nos obliga a rever un poco el mercado. Si no vendemos no vamos a comprar. Posiblemente achiquemos el número de jugadores y bajemos el presupuesto del plantel”, había anticipado Agustín Alayes en junio en CIELOSPORTS.

No cabe duda que la vuelta al Jorge Luis Hirschi es hoy por hoy la prioridad, y el plantel se vio condicionado. Por eso, más allá del deseo de todos en el club, la posibilidad de volver a jugar copas internacionales el próximo año no parece, en el fondo, el objetivo de máxima.

Si bien el Pincha se acostumbró en los últimos años a jugar a nivel CONMEBOL, y de no hacerlo en 2019 sería la primera vez que le pase desde 2013, quizás hoy sea tiempo de buscar estabilidad para, por qué no, volver a pensar en la Libertadores cuando de una vez por todas ya esté en su casa.

SUMARIO