TODA LA INFO DEPORTIVA
Martes 16
Octubre de 2018
CIELOSPORTS » Gimnasia - Editorial » 29-07-2018

Enemigos internos: ineptos y mentirosos

Sin pensar, o pensando en miles de razones, y sin analizar, más que en el interés personal o de un “conocido”, dirigentes de Gimnasia jugaron al límite y quedaron expuestos. Sin capacidad para su función, cometieron un grave error, quedando en la mira de los socios e hinchas.

El fanatismo no conduce a ningún lugar. La razón debe primar en ciertas situaciones, para que el amor desmedido no se transforme en locura. Con esa premisa, pero partiendo del respeto y el cuidado de la institución, los dirigentes deben gestionar. Solo allí podrá diferenciarse del comportamiento medio de los hinchas.

 

Compleja situación deben afrontar cuando sin analizar las consecuencias y escondiendo los verdaderos motivos, traicionan la representación institucional y quedan expuestos como ineptos ante el análisis de aquellos que los eligieron para representarlos.

 

Esta situación atravesaron varios dirigentes de Gimnasia, que motivados por algún interés particular o grupal, priorizaron su interés personal por sobe el colectivo y traicionaron al club con la búsqueda de una contratación polémica.

 

Lucas Bruera hizo méritos para llegar a Primera División. Pero su carrera ha sido polémica, por diversos comportamientos. Tras quedar afuera de Estudiantes y de Independiente, sorprendió presentándose a entrenar en Abasto. Deportivamente nada extraño, pero quienes están en el ambiente futbolístico, saben quien es y como se comporta.

 

Su extenso historial de publicaciones en redes sociales contra Gimnasia, era algo sabido en la ciudad. Directivos obviaron esto y fueron por él. Le abrieron la puerta y cuando quedaron señalados por la jugada, empezaron a mentir. Y como mentirosos, una mentira los llevó a otra, y así hasta el final.

 

El paso de Lucas Bruera por Gimnasia duró muy poco. Pero el problema no radica en el tiempo, sino en el origen. ¿Por qué los dirigentes mintieron? ¿Por qué jugaron a las escondidas? ¿Por qué no dan la cara? Muchas preguntas y ninguna respuesta. Amparados en el silencio, esperan quedar impunes con el paso del tiempo.

 

No solo los hinchas y socios se quejaron de su presencia. Varios futbolistas del club manifestaron su descontento y diversos entrenadores dejaron en claro su postura ante la presencia del arquero en el club. Finalmente, los dirigentes tuvieron que recular ya que no se trata de una intolerancia a la rivalidad deportiva, sino de respeto y sentido común.

 

SUMARIO