martes 17 de mayo de 2022
¿Peso o dólar?

Mauro Zárate: Gimnasia y la timba económica de Argentina

La dirigencia de Gimnasia se plantó ayer y se levantó de la negociación por Mauro Zárate. Hoy el hermano llamó otra vez a la dirigencia. ¿Nuevo capítulo?

Luciano Zaffiro

Por Luciano Zaffiro

El mercado de pases tiene negociaciones simples y negociaciones complejas. La de Oscar Piris ha sido fácil y rápida, para Gimnasia. La de Mauro Zárate, un culebrón para una historia novelesca, bajo el intenso calor de enero, idas y vueltas y la angustiante realidad económica de la Argentina.

El delantero que viene de jugar la última temporada en el fútbol de Brasil, con un ostentoso contrato económico, recibió el llamado de la dirigencia Tripera a fines del año pasado y desde entonces, se desató un juego que consumió a hinchas y fanáticos en incansables discusiones twitteras.

Como sucedió en otros mercados de pases con otros futbolistas, como por ejemplo en el pasado con Luis Rodríguez, Mauro Zárate se instaló en este como la figurita difícil, la negociación más cara y una novela que agotó a espectadores y protagonistas.

Ayer Gabriel Pellegrino dijo basta y mandó un mensaje a sus compañeros de Comisión Directiva. El presidente de Gimnasia fue quien hasta el momento dialogó, en reiteradas oportunidades, con uno de los hermanos del delantero, quien le maneja la carrera deportiva. Después de reveer números en dos instancias, decidió dar por caída la negociación.

El mensaje de la dirigencia Tripera llegó rápidamente a la familia, la cual desperdigaba mediáticamente intereses de otros clubes los cuales hasta el momento ninguno se cristalizó con ofertas concretas, y por ende levantaron el teléfono. A menos de 24 horas de la salida de los dirigentes de la negociación, el hermano envió un mensaje.

Nuevamente, como sucedió ante las contraofertas económicas que envió Mauro Zárate, Gabriel Pellegrino fue el destinatario del recado, el cual le hacía saber que el futbolista está dispuesto a pesificar su contrato, cediendo los dólares en medio de una situación complicada en la economía argentina.

El mensaje llegó y algunos dirigentes lo tomaron como un nuevo acercamiento, incluso algunos que ayer caratularon a la negociación como caída. Pero la cifra económica que pretende cobrar el delantero es muy elevada y la historia continúa.

Peso más o peso menos, la calidad en el mercado se paga. El presente del futbolista es una incógnita, pero su pasado y su historia despertaron el interés de una dirigencia que lo buscó con determinación para ser el reemplazante del Pulga Rodríguez. El tiempo pasó, el mercado de pases se va consumiendo y el dólar sigue subiendo en la Argentina, pero Mauro Zárate sigue sin una oferta tan importante como la que le hizo Gimnasia. Ante el primer desplante, el delantero pidió nuevamente entrar a la cancha. ¿Volverán los dirigentes?.

comentarios