miércoles 21 de octubre de 2020

Exclusivo CIELOSPORTS

Matías Albarracín persigue el desafío personal de Tokio 2021

El jinete de la ciudad de La Plata tiene su lugar asegurado en la próxima cita olímpica donde quiere cumplir un sueño muy particular.

Matías Albarracín es uno de los representantes olímpicos que volvió a los entrenamientos pensando en Tokio 2021. Quien obtuviera el diploma olímpico en Río de Janeiro 2016, nos contó detalles de su preparación y cuál es su anhelo personal.

Teniendo en cuenta esto, y en diálogo en nuestro Instagram Live, el jinete platense comenzó remarcando: Tengo que ir a Tokio a demostrar que el diploma no fue casualidad, hay que intentar quedar séptimo. Me gustaría como equipo romper la barrera y pasar el corte de la final”.

Justamente, pensando en lo acontecido en Río, Albarracín se refirió a su caballo Cannavaro: Fue su mejor versión sin dudas. Sacó de adentro un animal que no tenía, que estaba menos sospechado que cualquier otra cosa”.

Ese día flotaba y con un jinete más asiduo en Juegos Olímpicos hubiera peleado una medalla, no me quejo del premio, pero yo venía de Argentina y no era favorito, ese día nos regalamos los dos una gran versión”, completó diciendo.

Por otro lado, se refirió a la posibilidad de compartir un Juego Olímpico con su padre Justo, quien fuera Jinete con participación olímpica, y que puede llegar a integrar el grupo de trabajo para Tokio.

Me gustaría que al menos esté que pertenece al Juego Olímpico, ahora el formato es de tres jinetes y no de cuatro, pero si hay un cuarto de reserva y me estaría bueno que esté porque eso lo va a mantener activo además, aseguró.

Volviendo a lo que viene siendo su preparación en las instalaciones del Club Hípico y de Golf City Bell, contó detalles del protocolo: “Tengo la posibilidad de ir en mi auto y no me cruzo con nadie salvo con la guardia que están en Camino Centenario donde me toman la temperatura”.

Después estoy con el petisero manteniendo la distancia que es quien me ensilla a Cannavaro y casi no lo veo. Después estoy en la pista solo donde tengo 1000 metros cuadrados, apenas me bajo tengo jabón, agua y alcohol en gel más el barbijo, completó diciendo.

Por último, hizo mención a sus competidores europeos: “Por lo menos hace un mes y medio que están compitiendo con mucho protocolo, por jinete entra su peón y un acompañante más y usan pulseritas para los accesos”.

No hay publico por lo que no hay televisación y no se atrae al sponsoreo, pero están avanzando de a poco. En Estados Unidos también, pero con otras políticas y tuvieron que cerrar un concurso”, finalizó explicando.

comentarios