miércoles 1 de diciembre de 2021
#FUERZADIEGO

La salud de Maradona: 20 años después, el país reza por Diego

Al igual que en enero del 2000 el pueblo le brinda su amor a Diego deseando su pronta recuperación. La salud de Maradona y un país en vilo, 20 años después.

Andrés Caviglia

Por Andrés Caviglia

Una nueva muestra de amor y fe. Como suele ocurrir en los momentos de desesperación, hasta los ateos creen en Dios y, 20 años después (dos veces 10), las masas populares vuelven a creer en "el más terrenal de los dioses", como se le suele decir al inclasificable Diego Maradona.

Creen en él y en su fuerza para salir de otra parada brava. Creen en lo más puro, que es dejar todo de lado para acompañarlo. ¿De qué pandemia hablan, si es el tipo que más feliz hizo a millones? ¿Cómo no lo van a volver a acompañar? Desde el amor y la devoción se puede entender lo que hacen los hinchas de Gimnasia colgando sus banderas en Olivos, como hace cada argentino que pasa por la Clínica y le pega un cartel en las paredes y le pide "una gambeta más".

WhatsApp Image 2020-11-04 at 12.29.54.jpeg
Plegarias por la salud de Maradona en la clínica de Olivos.

Plegarias por la salud de Maradona en la clínica de Olivos.

Al fanático de Diego -ese que roza los 40 o ya los superó- esta situación lo lleva directamente al 2000. Cuando cada uno y cada una de los argentinos quedó petrificado ante la noticia de que Diego debía ser internado de urgencia en Punta del Este. Hoy aquella situación recorre los cuerpos de la gente que lo quiere bien. Hernán es enfermo del Lobo y dice: "El amor del triperío que está haciendo vigilia. Ese es el entorno de verdad", y quizás por ahí ande la cosa. Quizás ahí esté lo que los terrenales, a millones de kilómetros de distancia de poder entender qué pasa dentro del planeta Maradona, ese que pareciera estar cercado por el famoso entorno.

Hoy en Olivos, la fanaticada vuelve a rezar por su salud; y aunque su médico personal haya hablado -llamativamente- de una operación de "rutina" y “simple”, la misma no dejaba de ser riesgosa ya que le tuvieron que hacer dos cortes en la cabeza y drenarle la zona. Esa tranquilidad que trasladó Leopoldo Luque, es un bálsamo en comparación de las noticias que llegaban hace 20 años de Uruguay: por entonces Guillermo Coppola había intentado despertar a Diego durante dos días. Nadie se había dado cuenta que estaba en coma.

WhatsApp Image 2020-11-04 at 12.32.15 (1).jpeg

Ese enero del 2000, el primer día que se lloró por Diego, fue el Doctor Jorge Romero el que le salvó la vida. Maradona ingresó al sanatorio privado Cantergil de Punta del Este, al borde de la muerte, con un cuadro de hipertensión y arritmia. Diego tenía 39 años por entonces y no pasaría mucho tiempo para su viaje a Cuba en busca de la rehabilitación.

Veinte años después, la salud de Diego está en jaque de nuevo. Diego ya no es joven, Diego ya no toma tantas decisiones y su entorno cercano ha cambiado demasiadas veces. Lo que no cambia es el otro entorno, el que le entrega su amor sin pedir nada a cambio, el que no le cierra negocios cuando está deteriorado, el que no cobra por hablar de él y de su intimidad. Es el entorno de los fieles, el del amor, el que vuelve a estar junto a él y volverá a estar si Diego lo necesita dentro de 20 años más.

comentarios