miércoles 23 de junio de 2021
ADMIRACIÓN MUTUA

Zubeldía, Griguol y la historia que los unió para siempre

Mucho se habló de la carrera cómo técnico de Timoteo Griguol sin embargo, su pasado de jugador fue digno de una convocatoria a la Selección Argentina.

Andrés Caviglia

Por Andrés Caviglia

El mundo del fútbol continúa conmcionado por la muerte de Carlos Timoteo Griguol en la jornada de ayer. Mientras los homenajes del fútbol argentino en general y de los clubes por los que pasó en particular se multiplican a lo largo y a lo ancho del país mucho se ha hablado de sus características como formador y entrenador pero no muchos saben que, en sus años de jugador, Timoteo se caracterizó por ser un jugador con una soprendente capacidad atlética que siempre puso a servicio de los equipos donde jugó. Un hecho que le valió vestir la camiseta de la Selección.

Griguol jugaba de cinco, de volante central ,"de cinco, cinco" le diría Victor Hugo en la ya ahora entrevista de culto a Don Timoteo donde Roberto Perfumo elogiaba las características del córdobes que hoy es un poco de todos." Fue el jugador que más ví correr", dijo el Mariscal que compartió el plantel de la Selección Nacional que, casualmente, era dirigida entoces por el ícono pincha Osvaldo Zubeldía que había asumido en la previa al Mundial de Inglaterra 66´tras la salida de José María Minella.

El mundo del fútbol lo descubrió en Las Palmas, su club de nacimiento, cuando el 3 de diciembre de 1955 los azules lograron su primer ascenso al círculo superior de la Liga Cordobesa. Con 19 años se lucía como volante tapón: "Todo lo que pasaba a mi alrededor lo cortaba y entregaba rápido al compañero que venía a buscar la pelota", contó el propio Griguol que llegó a Primera con la camiseta de Atlanta donde consiguió su primer título como jugador: la Copa Suecia de 1958, para luego ser parte de la Selección que conquistó el Sudamericano del 59´.

Screenshot_22.png
La estampa de Timoteo jugador: Zubeldía denfendió su convocotaria a la Selección y elogió su capacidad de unir a los grupos.

La estampa de Timoteo jugador: Zubeldía denfendió su convocotaria a la Selección y elogió su capacidad de unir a los grupos.

¿Cómo se forjó la relación entre Zubeldía y Griguol?

Al Bohemio llegó por 120 mil pesos, una fortuna para el club de camino a La Calera y en Villa Crespo se transformó en referente jugando 236 partidos y marcando 16 goles. Su campaña se completó con un paso por Rosario Central (1966-69, 138 partidos, 13 goles), donde tras su retiro comenzaríua su carrera formativa como entrenador.

Pese al histórico perfil bajo del hombre que cambió la historia de Gimnasia y Ferro siempre se habló de la ingerencia de Griguol en los grupos de los que formó parte. Cuando Zubeldía lo convocó a aquel preseleccionado mundialista los medios pusieron en tela de juicio la convocatoria de aquel jugador que no formaba parte de los clubes grandes: "Griguol es un jugador importante, aunque no alcance gran relieve técnico. Es ganador por temperamento, vital en partidos difíciles", sentenció el Zorro de Junín.

A mi entender, no hay en el fútbol argentino nadie que pueda ser capaz de nuclear a su alrededor un grupo humano de la misma manera que puede hacerlo Griguol”,dijo Zubeldía entonces anticipando lo que vendría para el gran Timoteo que lo reconoció - junto a Victorio Spinetto- como uno de sus mentores en el puesto y en el arte de enseñar.

La historia de Zubeldía y Griguol en la Selección terminaría casi de la mano. Las difernecias del entonces técnico con AFA fueron irremediables. El juninense pretendía que su ayudante, Antonio Faldutti, también tenga cargo de técnico y ante la negativa decidió dar un paso al costado. Allí comenzaría el ciclo de Juan Carlos Lorenzo que terminó también con el ciclo de Griguol como jugador con la celeste y blanca: llegaron juntos y se fueron de la misma manera.

Carlos Griguol en Hablemos de Futbol (11-09-2003)

comentarios