viernes 5 de agosto de 2022
Análisis

Con el corazón en la mano

Después de un duro golpe anímico por Copa Argentina, Gimnasia estuvo a la altura ante Huracán y rescató un empate que podría haber sido más. Jugó con el corazón, fue por momentos mejor ante uno de los equipos que está peleando el campeonato, y cerró el año con una lluvia de aplausos de la gente. Troglio volvió a rescatar individualidades, formó un grupo y equilibró a un plantel que sigue dando lucha.

Arrancó con un fallo que le podía haber costado más de lo que le terminó saliendo, porque se pudo recuperar rápido y poner todo en pardas. De ahí en más, con las cosas más parejas, el Lobo tuvo la posesión y por momentos se mostró superior al Globo, aunque no hizo el uso debido a eso. Tuvo mucha movilidad en la zona de ataque, pero no encontró situaciones de gol.

Cortó rápido en la zona central del campo y no lo dejó pensar al equipo de Alfaro. Mientras más ganaba duelo en el medio, más vertical era, pero no podía descifrar el cerrojo de la defensa del Globo. Esas últimas dos líneas de Huracán ayudaron mucho en defensa juntando gente.

Maximiliano Comba fue uno de los que más aportó en este compromiso. Tuvo movilidad, fue vertical y sigue amoldándose al equipo. Faravelli y Rinaudo volvieron a estar firmes en la mitad de la cancha, y Manuel Guanini a pesar de algunos errores respondió ante la lesión de Maxi Coronel, demostrando que puede volver a estar.

Gimnasia volvió a confiar y en el complemento se lo llevó por delante, pudo haberlo ganado pero un punto terminó siendo suficiente. Le faltó un poco más de suerte de cara al arco, pero el mismo Pedro Troglio reconoció que jugando así están por el buen camino. La gente acompañó a pesar del clima, el equipo le respondió en la cancha para cerrar el año.

comentarios