martes 21 de junio de 2022
El informe de FIFA

Fútbol femenino: la cronología de la denuncia a Diego Guacci

FIFA consideró que las pruebas no fueron suficientes en la denuncia por acoso sexual contra Diego Guacci, ex DT de Sub 15 y Sub 17 del fútbol femenino nacional.

En las últimas horas FIFA dio a conocer una decisión que generó indignación en el fútbol femenino argentino: el Comité de Ética resolvió cerrar la investigación que se inició en 2020 luego de las denuncias por acoso sexual que fueron presentadas contra Diego Guacci, ex entrenador de las selecciones argentinas femeninas Sub 15 y Sub 17.

En total fueron cinco las futbolistas que participaron de la denuncia que ayer fue desestimada por “falta de pruebas”. Por entonces el DT se desempeñaba en las selecciones femeninas de AFA, aunque una vez que se elevó la demanda fue desvinculado de la entidad. Su identidad, hasta este lunes, no había trascendido para no entorpecer el proceso.

Las primeras quejas fueron presentadas durante los últimos días del mes de enero de 2020, motivo por el cual el 1 de febrero la abogada colombiana María Claudia Rojas, por entonces al frente del Comité de Ética de FIFA, instó a iniciar investigaciones preliminares en torno a la situación del entrenador e instructor argentino en el fútbol femenino.

Finalmente el 13 de abril del año pasado, más de un año después de las primeras investigaciones y con el inicio de la pandemia en el medio, se inició un proceso formal contra Diego Guacci por posibles violaciones a los artículos 13, 22 y 23 del Comité de Ética de la FIFA. A finales del mes de mayo Rojas dejó su cargo y fue reemplazada por el ruandés Martín Ngoga.

Codigo de Etica FIFA.jpg
Los artículos del Código de Ética de FIFA que se acusó a Diego Guacci de violar por su comportamiento en el fútbol femenino de AFA.

Los artículos del Código de Ética de FIFA que se acusó a Diego Guacci de violar por su comportamiento en el fútbol femenino de AFA.

Entre abril y septiembre se mantuvieron varios contactos con el entrenador de fútbol femenino, quien desmintió los hechos denunciados y luego proporcionó una lista de supuestos testigos para respaldar su postura. En el medio, durante el mes de mayo, se hizo pública la denuncia en cuestión manteniendo, como quedó dicho, su nombre en reserva.

Según los documentos de FIFA, se mantuvo contacto directo con FIFPRO, entidad que fue designada por las víctimas y por las testigos para representarlas de manera legal. En esas conversaciones se brindaron los testimonios de cada una de las futbolistas, así como también conversaciones y capturas de mensajes de Whatsapp.

Si bien la Sala de Instrucción de la Comisión de Ética de la FIFA consideró que las violaciones al código del Comité efectivamente ocurrieron, la Sala de Adjudicación falló de manera contraria, más allá de que dejó en claro que su resolución no indica que Diego Guacci sea inocente, sino que no tienen pruebas más allá de los testimonios que puedan confirmar las alegaciones.

Del mismo modo se establece que la defensa del entrenador, que hoy es parte del fútbol femenino de Defensa y Justicia, tampoco aportó pruebas en contra de las alegaciones: los testigos que acercó no aportaron nada en relación con las situaciones denunciadas sino que sentaron opinión respecto de sus valores personales.

Diego Guacci Defensa y Justicia.jpg
Diego Guacci hoy trabaja en el fútbol femenino de Defensa y Justicia.

Diego Guacci hoy trabaja en el fútbol femenino de Defensa y Justicia.

Las crudas declaraciones de las futbolistas contra Diego Guacci

  • “(...) luego hablamos de táctica y de cómo tenía que reflexionar sobre mi juego en ese contexto. Entonces, de la nada, Diego Guacci dijo: ‘Me da vergüenza pedírtelo, pero ¿podés sacarte la remera y mostrarme tus tetas?’ Quedé en shock. Fingí que no lo entendía y esperé a que se detuviera. Pero insistió y volvió a pedirme que le mostrara mis pechos. También me pidió que le mostrara mi ropa interior. Cuando seguí haciéndome la tonta, repitió la petición. Luego movió su cámara y me mostró que no llevaba pantalones y que tenía una erección. Estaba completamente horrorizada. No tenía idea de qué hacer y me sentí asqueada, violada e increíblemente incómoda. Solo pude decir: ‘lo siento, estoy en una relación, no hago esas cosas’. También le dije que él era mi entrenador y yo una jugadora, y le dejé claro que no quería eso. Cuando se dio cuenta de que no iba a estar de acuerdo con lo que quería, comenzó a ir para atrás, y me dijo: ‘Nunca me había pasado antes, sos la única’. Luego me pidió que no le dijera a nadie y me prometió que no iba a volver a suceder. (…) Todo ese tiempo estuve aterrorizada y angustiada. Fue muy incómodo y molesto, y creo que quedé traumada por lo que hizo. Tenía poder y autoridad sobre mí, y sabía eso. Usó su posición y el contacto que teníamos a través del fútbol femenino para tratar de convencerme de hacer cosas que no quería hacer. Incluso hasta el día de hoy, me siento muy molesta cuando pienso en eso (…)”.
  • “(...) Nuestro equipo jugó mal y perdimos. Diego Guacci estaba muy enojado en el vestuario después del partido. El equipo en ese momento incluía a chicas que eran muy jóvenes, con nenas de 14 y 15 años. Nos reunió a todas en el vestuario y nos gritó palabras del tipo: ‘Si vuelven a jugar de esa manera, las voy a meter a las duchas y las voy a coger por el orto’. Usó constante e inapropiadamente referencias sexuales, incluso en presencia de jugadoras que aún eran niñas. Su comportamiento era controlador, sexualizado, agresivo y dominante. (...)”
  • (...) Mientras jugaba en [Club] también fui convocada para la Selección Argentina. Diego Guacci fue siempre muy negativo sobre el equipo nacional, con comentarios groseros hacia los entrenadores. Además nos menospreciaba frente a nuestras compañeras y nos haría sentir culpables por jugar en la selección nacional. (...) Una vez terminamos de entrenar y me llamó. Estábamos solos y comenzamos a caminar. Estaba claramente enojado conmigo y comenzó a gritarme, diciendo que me pensaba que era demasiado buena para el club. Luego me dijo: ‘Sos como todas las demás, capaz de bajarte los pantalones y hacerte violar para estar en la Selección’. Para colmo, después de la práctica convocó a todo el equipo en el vestuario y dijo que la actitud de algunas jugadoras había cambiado, que estábamos priorizando a la selección por sobre el club, que se nos había subido a la cabeza y repitió lo que había dicho antes. Me sentí insultada, degradada y disgustada (…)”.
  • “(...) Una vez tuve que quedarme sola con él en el auto. Obviamente es incómodo para una jugadora estar sola con el director técnico, porque suele ser una relación profesional y el resto del tiempo no sabes de qué hablar, pero él dio lugar a una conversación que fue más incómoda para mí. Me empezó a preguntar sobre mi vida sexual, si me gustaban las mujeres, si me gustaban los hombres, si ya había tenido mi primera vez. Insinuó que había estado con otra jugadora del equipo. Obviamente me sentí en peligro. Si bien en ese momento no sabía ni había escuchado sobre ninguna acusación de abuso contra él, sabía que muchas jugadoras no estaban de acuerdo con sus formas y no lo querían. Así que eso me asustó un poco (…)”.
  • “(…) Tenía 14 años, no sé si fue en el entretiempo o al final de un partido, que Diego Guacci se enojó mucho por la forma en la que había jugado el equipo. Se puso a gritar y dijo: ‘¡¿Qué tengo que hacer?! ¡¿Meterles el dedo en el orto o directamente todo el brazo para que jueguen mejor?!’ Me acuerdo el impacto que tuvo sobre mí ese nivel de agresión. Me asustó. Era una nena y me pregunté si estábamos en peligro. Fue muy feo experimentar eso(...)”.
  • “(…) Otra cosa que me quedó grabada fue cuando les dijo a mis padres que en el equipo que éramos todas lesbianas y que todas estábamos con todas. Les dijo que me tenían que cuidar para que yo ‘no me fuera para el otro lado’. Incluso les dijo que a veces iba a clubes gay para comprobar quiénes iban y qué estaban haciendo las chicas. Mi mamá quedó traumatizada, asustada, porque estaba mandando a su hija de apenas 14 años a un club que, de alguna manera, el propio entrenador definía como peligroso. (…) El tema de la sexualidad era repetitivo. Guacci me preguntó varias veces si me gustaba alguna mujer o algún hombre, tratando de averiguar mi orientación sexual, invadiendo mi esfera privada. Casi al mismo tiempo, les dijo a los padres de una compañera que su hija era lesbiana y que estaba en una relación con otra jugadora. Eso fue algo muy fuerte para todas nosotras (...)”.

A continuación te brindamos el informe de 40 páginas presentado por la Cámara Adjudicatoria del Comité de Ética de FIFA a través del sitio web de la máxima entidad mundial para que puedas sacar tus propias conclusiones. El texto se encuentra en idioma inglés:

Embed

comentarios