sábado 18 de septiembre de 2021
A la Final con escándalo

Euro 2020: Inglaterra, del gol fantasma al penal invisible

Ayer Inglaterra avanzó a la Final de la Euro 2020 en suplementario con un penal inexistente, que la pone a un triunfo de su segundo título a nivel selecciones.

55 años después de conquistar el Mundial de 1966, la Selección de Inglaterra dio ayer un paso fundamental en su sueño de lograr su segundo título, en este caso en la Euro 2020, al superar por 2-1 a Dinamarca en tiempo suplementario. Claro que para que eso sea posible tuvo que suceder un episodio increíble, en el que el VAR validó un penal inexistente.

Inglaterra y Dinamarca no se habían podido sacar ventajas durante los 90 minutos de la semifinal de la Eurocopa, luego de que Mikkel Damsgaard pusiera arriba a los daneses de tiro libre y Simon Kjær marcara luego el empate con un gol en contra. Por eso fueron al alargue, en donde los ingleses se mostraron más enteros y fueron con todo en busca del triunfo.

Eso que merecieron sobradamente lo terminaron consiguiendo gracias a un error del juez, como en aquella Copa del Mundo de 1966 en la que, en ese caso en la Final, lograron superar a Alemania por 4-2 con un gol de Geoff Hurst en el que la pelota nunca terminó de cruzar la línea. Fue también en suplementario y con el encuentro igualado, como en esta Euro 2020.

Lo que sucedió en la Eurocopa, sin embargo, resulta doblemente llamativo por la presencia del VAR. Tanto en aquella Final de 1966 como en el recordado partido del Mundial de 1986 frente a Argentina, en el que el perjudicado fue Inglaterra con la recordada ‘Mano de Dios’ de Diego Maradona, la tecnología no estaba al alcance de la mano.

EL PASADO: EL GOL FANTASMA

Inglaterra y Alemania se enfrentaron en Wembley en la Final del Mundial de 1966, en un encuentro en el que debieron ir al alargue tras finalizar 2-2 durante el tiempo regular. A los 101 minutos de partido, con el partido todavía nivelado con ese marcador, se dio una de las jugadas más recordadas de la historia de los Mundiales.

Luego de un centro de Alan Ball desde la derecha, Geoff Hurst sacó un remate potente que pegó en la parte inferior del travesaño y luego rebotó en la línea, del lado de adentro, pero sin traspasarla completamente antes de que los defensores alemanes pudieran rechazarla. La terna arbitral, sin embargo, convalidó ese remate y le otorgó el 3-2 a Inglaterra.

En los últimos minutos Alemania fue con todo en busca de la igualdad y quedó desguarnecido en defensa, algo que Inglaterra finalmente aprovechó en la última jugada del partido para marcar el 4-2 definitivo, nuevamente por intermedio de Hurst, quien se erigió como la gran figura de aquel partido al anotar tres goles.

Geoff Hurst Ghost Goal (England Vs Germany 1966)

EL PRESENTE: EL PENAL QUE NO FUE

Aquella jugada nos lleva nuevamente lo que sucedió ayer. Corrían 104 minutos de partido entre Inglaterra y Dinamarca, con el marcador todavía 1-1 por las Semifinales de la Eurocopa, cuando Raheem Sterling se escapó por la derecha del ataque, se le filtró a la defensa y encaró de manera paralela a la línea de fondo.

El atacante le ganó en velocidad a Joakim Maehle, quien lo persiguió desde atrás con la ayuda de Mathias Jensen, pero antes de entrar al área chica cayó desplomado. El árbitro neerlandés Danny Makkelie no dudó y señaló el punto del penal. Hasta ese instante pareció una decisión lógica, con la chance de ser corregida a través del VAR en caso de ser errónea.

Sin embargo lo que sucedió después fue lo que sorprendió a millones de televidentes: las imágenes mostraron que ninguno de los jugadores daneses tocó a Sterling, pero igualmente el equipo arbitral del VAR mantuvo el fallo original. Kasper Schmeichel contuvo el penal, pero Harry Kane marcó en el rebote y puso a Inglaterra en la Final de la Euro 2020.

https://twitter.com/DIRECTVSports/status/1412889856213139463

comentarios