viernes 19 de noviembre de 2021
Con Verón como dirigente

Estudiantes y un nuevo modelo, creer que se puede

El regreso de Juan Sebastián Verón a Estudiantes lo potenció futbolísticamente. Su incursión en la política, lo reconfiguró y potenció como modelo en Argentina.

Luciano Zaffiro

Por Luciano Zaffiro

En medio de marchas por sus tierras y su estadio, después de campañas que lo atoraron con el promedio y tras la última función de Carlos Salvador Bilardo como técnico, en Estudiantes las cosas cambiaron. Lo deportivo, su don de formador de jugadores en la Argentina, acompañado por el éxito después de tantas décadas, llevó a un nuevo modelo donde lo imposible se hizo real y la obra de UNO es la gema preciada de un camino de esfuerzo y trabajo. El creer que se puede dejó de ser solo una mística y amparado en amor de Brujas (Juan Sebastián Verón) hoy es un sentir que muchos recogieron desde el campo de juego y lo extraspoló a la institución.

De aquella campaña por no descender a este presente institucional, pasaron muchos hechos en la vida del Pincha, pero uno fue trascendental, fundamental y casi que fundante nuevamente: el regreso de Juan Sebastián Verón. Así fue como generaciones y generaciones dejaron de escuchar las míticas historias de sus antepasados y sintieron en persona el éxito deportivo. El emblema de esas gestas fue la Brujita.

Cuando muchos creyeron que el final estaba resuelto y que la imagen de Verón levantando la Copa Libertadores en Brasil era la última escena de una película gloriosa, el propio protagonista empezó a madurar una decisión, que en el tiempo, le permitió al club creer que ese logro deportivo podía ser real desde lo institucional.

UNO fue durante muchos años un deseo, pero verdaderamente un problema. Incluso lo fue para muchos dirigentes, quienes hoy están en el club, cuando llegaron a sus funciones acompañando a Verón como presidente el 4 de octubre del 2014. La interna era brava, aunque para el afuera el club estaba bien visto por sus recientes logros deportivos y por haber vuelto a ser una fábrica de jugadores para exportar al mundo.

Atrás quedaron las decisiones apresuradas, los éxitos deportivos sin sustento institucional y Estudiantes empezó a reconfigurarse, en un nuevo sistema económico, social, deportivo, educativo y tecnológico, como club modelo. El creer que se puede es la base, y así lo sienten los dirigentes que desde años transitan cada día el estadio de UNO, solo una creencia para ser el motor de un proceso político que encuentra nuevas figuras y se plantea nuevos desafíos.

https://twitter.com/Mgoroste/status/1401181802648244228

En el Pincha el fútbol es fundamental, pero el club es el sustento de más de 700 familias, el lugar elegido por 3.710 deportistas en 24 disciplinas, la causa de acompañamiento de 40.367 socios, 150 filiales y un sinfín de proyectos y programas que escapan a una pelota y se afianzan en relaciones y acuerdos globales.

El próximo sábado miles de socios serán protagonista de un hecho histórico: una asamblea sin igual, y los dirigentes serán los encargados de explicarles la realidad institucional, donde el superávit del último ejercicio es el más alto de los últimos años, aún en un año neto de pandemia, el séptimo desde que Verón se involucró como dirigente y con números positivos; con una reducción importante del pasivo y con un patrimonio que no para de crecer y que se retroalimenta a diario con las apariciones de jugadores como Darío Sarmiento, David Ayala, Bautista Kociubinski, Franco Zapiola y otros tantos en muy pocos meses.

Verón.jpg
Juan Sebastián Verón presidente de Estudiantes entre 2014-2021

Juan Sebastián Verón presidente de Estudiantes entre 2014-2021

Estudiantes: creer que se puede

Diego Torres fue la figura destacada del show musical que tuvo lugar el 9 de noviembre del 2019 en la inauguración de UNO. Creer que se puede fue uno de los temas que entonó el reconocido músico, que sintetizó la creencia de una dirigencia que fue por ese imposible que se había transformado años atrás en un trauma.

Luego de años de apostar a la obra, para finalizarla, hoy los números de Estudiantes se reflejan no solo en diferentes obras sino en un ejercicio que arrojó un superávit de 336 millones de pesos y con un resultado de 916 millones de pesos en los últimos siete años.

Sin dudas que la inauguración de UNO es uno de los hitos más importantes de la historia de Estudiantes, y el más preponderante en las últimas décadas, pero un grupo de dirigentes entendió que la meta no estaba solo en su culminación y siguió trabajando para generar nuevas obras y darle una identidad sólida, firme y sustentable a un club que hoy busca volver al plano internacional y espera, como resultado de sus proceso institucional, vivir un nuevo logro deportivo en la Argentina.

El legado de Juan Sebastián Verón como futbolista hoy lo capitaliza el Pincha con un modelo claro y exitoso en la formación y venta de jugadores. Pero también la dirigencia, con Martín Gorostegui como presidente, hoy capitaliza esos legados que la Brujita ideó y les propuso hace años a un grupo de jóvenes de dirigentes: educación, ayuda social, desarrollo institucional, innovación, tecnología y el deporte como capital humano.

Superavit Estudiantes.jpeg
Superavit de Estudiantes desde que Verón asumió como dirigente comparado con los años anteriores

Superavit de Estudiantes desde que Verón asumió como dirigente comparado con los años anteriores

Cómo está económicamente Estudiantes

Juan Martín Ongay explicó en CIELOSPORTS, cómo está económica y financieramente el club antes de la asamblea del próximo sábado. Hacé clic acá para conocer en detalle

comentarios