lunes 14 de junio de 2021
Pálida imagen

Estudiantes se pareció al equipo que no quiere volver a ser

Estudiantes profundizó el bajón de los últimos partidos y tuvo su peor partido de la copa. El rendimiento del equipo y los cambios de Zielinski, bajo la lupa.

Mariano Quadrana

Por Mariano Quadrana

Si ayer hubiese habido público en UNO seguramente el equipo de Estudiantes se habría ido despedido entre murmullos, luego de una actuación que se pareció mucho más a lo que se vio en la Copa Diego Maradona que a lo que se sucedió en esta competición. Los comentarios positivos que se veían semanas atrás mutaron en desconfianza y hay cierta preocupación.

En el inicio de la Copa de la Liga se había visto un equipo sólido en el fondo, muy distinto al que venía de sufrir y mucho en 2020, y que construido de atrás hacia adelante parecía diseñado para dejar en el pasado la sensación de que con llegarle una vez bastaba para ganarle. Esa aura de vulnerabilidad regresó en los últimos partidos, y ayer se vio a todas luces.

El de ayer fue un equipo peligrosamente parecido a lo que se vio durante los ciclos de Gabriel Milito y de Leandro Desábato: ante el primer golpe del rival el Pincha sintió el impacto anímico y más allá de las ganas no supo cómo revertir el panorama. El equipo se vio dominado por el fastidio y por la ansiedad, y no mostró ideas claras ante un rival limitado pero práctico.

Así como Ricardo Zielinski fue una pieza fundamental para el gran inicio de copa que tuvo Estudiantes, hoy también tiene su cuota de incidencia en este bajón. Está claro que no es el único responsable, pero la realidad marca que desde Arsenal a esta parte tomó algunas decisiones que seguramente, autocrítico como es, revisará puertas hacia adentro.

Luego de golear Zielinski modificó el corazón del equipo antes de recibir a Colón, en lugar de respaldar a quienes habían rendido, días después de decir que él se fijaba en su equipo y no en el rival. De ahí en más en todos los partidos hizo cambios, siempre sin confirmar los once hasta último momento, y siempre con variantes que desde afuera no se terminaron de entender.

Manuel Castro había sido uno de los mejores en las primeras fechas, y de buenas a primeras salió del equipo ante el Sabalero. Ángel González también había tenido un buen inicio de torneo, y luego de un partidazo en el Viaducto jugando por izquierda, salió tras una mala actuación ante el conjunto santafesino volviendo a jugar por el sector derecho.

Zielinski Estudiantes Copa de la Liga.jpg
¿Zielinski cambió de más en los últimos partidos de Estudiantes en la Copa?

¿Zielinski cambió de más en los últimos partidos de Estudiantes en la Copa?

En ese partido ante el líder de la zona Iván Gómez pasó de no tener minutos a ser titular y a volver a quedar nuevamente relegado al banco de suplentes, todo en 45 minutos. Ayer, mientras tanto, Mauro Díaz pasó de haber sido expulsado de manera irresponsable ante Colón a meterse por la ventana entre los once, sin mérito aparente y forzando un cambio de dibujo.

Está claro que nadie conoce la actualidad de los futbolistas como su propio DT, y que las variantes mencionadas son solo un factor más a la hora de analizar el juego de Estudiantes, pero la sensación general es la de que aquellos que más mérito hicieron para seguir debieron salir, mientras que algunos futbolistas que no rindieron siguieron entre los once.

Menos de un mes pasó entre aquel encuentro ante Arsenal y el de ayer frente a San Lorenzo, pero la imagen del equipo en cancha, así como el semblante de sus futbolistas, pasó de generar optimismo a evocar desencanto. Con 11 puntos en 7 partidos la cosecha sigue siendo positiva, y tanto Zielinski como sus dirigidos deberán poner el foco en que, más allá de todo, están a un punto de la zona de clasificación a Cuartos de Final.

comentarios