jueves 24 de junio de 2021
Patrimonio en vidriera

Sarmiento: Estudiantes, contrato, cláusula y las luces del mercado

Darío Sarmiento capta la atención de diferentes clubes en el presente mercado de pases, después de haber sumado un puñado de partidos en la pasada temporada con la camiseta de Estudiantes. Si bien hay sondeos, en el club están confiados, aunque esperan renovarle.

Darío Sarmiento irrumpió en la Primera División de Estudiantes y ratificó en cuestión de minutos que lo que decían de él, y sus condiciones futbolísticas jugando en Inferiores y en la Reserva, no estaban alejadas de la realidad.

Desde el empate 0 a o con Huracán, el 5 de octubre del año pasado, hasta la actualidad, el mediocampista sumó minutos en ocho partidos que disputó el elenco Albirrojo, y llamando la atención de los hinchas por su técnica, carácter y rebeldía para encarar con tan solo 17 años.

Sus buenas presentaciones llevaron a que desde el Pincha le pongan una cláusula de 20 millones de dólares para aquel que quiera llevárselo, aunque también despertó atención en diferentes clubes.

Hasta el momento en el Departamento de Fútbol de Estudiantes no recibieron ninguna oferta formal para llevarse a Darío Sarmiento, aunque si saben de algunos interesados. Esto no quiere decir que hoy su presencia en el León esté en riesgo.

Mientras el futbolista llama la atención, y se entrena en el Country Club de City Bell, la dirigencia trabaja en la extensión de su contrato el cual vence el año que viene, a la par de que cumple la mayoría de edad que establece el reglamento.

Ante algunos rumores que surgieron en el último tiempo, vale recordar lo que dijo Agustín Alayes, encargado del Departamento de Fútbol Pincha, en diálogo con CIELOSPORTS cuando fue consultado por la situación contractual del mediocampista.

“Tienen una cláusula, que en general es la que usamos  con los chicos que en general vemos buena proyección”, empezó explicando hace un tiempo el Flaco Alayes.

Y agregó: “la cláusula es de 20 millones de dólares y no tenemos en la cabeza prescindir de él y nos ampara la reglamentación que hasta los 18 años tiene que estar con nosotros y la idea es acompañarlo y ayudarlo a que siga creciendo. Al mismo tiempo disfrutarlo lo máximo posible”.

 

comentarios