martes 21 de septiembre de 2021
Campeón de América

El recuerdo de Sabella, a 11 años de la cuarta Libertadores de Estudiantes

Alejandro Sabella habló a once años del triunfo de Estudiantes sobre Cruzeiro en Belo Horizonte que le dio su cuarta Copa Libertadores.

Hoy no es un día más para Estudiantes, ya que se cumplen 11 años de la obtención de la última de sus cuatro Copas Libertadores. Alejandro Sabella, el DT e ideólogo de aquel equipo, habló al respecto en Estudiantes Play y repasó una de las páginas más gloriosas del club.

El equipo tenía la solidez de un equipo que jugaba bien al fútbol, que sabía lo que quería y que era muy difícil hacerle un gol. Esa solidez defensiva es una herramienta que los rivales la sienten y que a vos te da mucha confianza ”, recordó sobre sus dirigidos.

EL PLANTEL QUE ENCONTRÓ


Claro que a la gloria no se llega por un camino de camino de rosas, como diría Osvaldo Zubeldía, y difícilmente Pachorra se debe haber imaginado aquel logro cuatro meses antes, cuando asumió la conducción luego de la salida de Leonardo Astrada.

Era un equipo que estaba en la elite de los equipos de Sudamérica. En ese momento estaban ligeramente bajoneados porque justo arrancaron mal el campeonato y la Copa. Se los veía un poco golpeados, pero el potencial era enorme ”, recordó sobre su primera impresión.

En ese sentido destacó: “El plantel era un plantel con capacidades para pelear campeonatos, y de hecho salió campeón en 2006, con Néstor Sensini estuvo a punto, lo pasaron en la anteúltima fecha, con Leo en la Sudamericana por un minuto no van a los penales”.

Lo que yo pensaba eran dos cosas: que si no ganábamos el miércoles con Deportivo Quito casi seguro estábamos afuera de la Libertadores, y que en el campeonato estábamos entre los últimos. No podía pensar más que en eso”, se sinceró sobre aquel comienzo.

Con su llegada el equipo levantó, goleó a Deportivo Quito y a Cruzeiro, ambos por 4-0 en el Estadio Ciudad de La Plata, y de buenas a primeras se aseguró su lugar en la ronda siguiente con un empate ante Universitario en la última jornada.

 

LOS MANO A MANO


El 3-0 fue un resultado de cierta contundencia, psicológicamente muy pesado ”, dijo sobre el primer partido, la ida ante Libertad por los Octavos de Final, que inició el camino en los mano a mano, ponderando el nivel de aquel equipo paraguayo.

Al respecto, incluso, afirmó: “Ese rival, sin menoscabar a Defensor que había eliminado a Boca y sin menoscabar a Nacional, me parece que era un poquito más. Los tres muy parejos, y muy parejos con nosotros, por eso salvo en ese partido se dieron todos resultados muy cerrados”.

La vuelta de esa serie finalizó 0-0 y depositó al Pincha en Cuartos, en donde despachó a Defensor Sporting por un doble 1-0 y se dio cita con Nacional en Semifinales, reeditando un clásico sudamericano. Con un 1-0 en la ida, el 2-1 de la vuelta los llevó a la Final.

Contra Defensor de visitante lo de la gente fue impresionante, colmaron toda la tribuna. Diría lo mismo contra Nacional, pero no hubo público visitante. Ahí fuimos completamente visitantes”, dijo también Sabella en alusión al apoyo del hincha en esas rondas especiales.

LA FINAL DE IDA


Luego de eliminar al Bolso el Pincha volvió cruzarse con su rival de grupos: Cruzeiro. “En la ida fue muy parejo, un poquito mejores nosotros, pero el empate no era un resultado injusto ”, dijo sobre aquel recordado 0-0 en el primer partido, que pareció complicar su camino al título.

Teníamos la sensación de haber perdido la oportunidad de ganar de locales, pero esa sensación fue cambiando a través de los días. El domingo yo me reuní con los jugadores y estaba confiado. Ahí me llevé la sensación de que ellos estaban convencidos ”, recordó.

El Pincha sabía que para dar la vuelta en Brasil tenía que quedarse con la victoria, algo que no había podido hacer algunos meses antes, cuando había caído con Internacional en Porto Alegre en alargue por la Copa Sudamericana. Esta vez habría revancha.

Yo pensaba entre el miércoles del empate en La Plata y la revancha en un dicho de los ingleses: ‘so near, so far (tan cerca, tan lejos)’. Eso me daba vueltas en la cabeza. Veía la Copa tan pero tan cerca, pero a la vez tan pero tan lejos ”, admitió Pachorra sobre aquella previa.

 

LA GLORIA EN EL MINEIRAO


En todos mis años de fútbol nunca viví lo que viví en el micro cuando llegábamos al Mineirao.  La euforia la convicción de esos muchachos era inenarrable. El micro se venía abajo ”, rememoró el ex DT Pincharrata sobre el espíritu competitivo de sus dirigidos.

Luego de un primer tiempo parejo, Cruzeiro se puso arriba y por unos minutos pareció camino al título. Al respecto Sabella admitió: “Jamás hubiese pensado que tenían el partido ganado, pero también pesó mi experiencia de haber jugado y ser colaborador en Brasil, y fundamentalmente el primer partido de grupos del 3-0 ”.

Ese partido para mí fue fundamental: con el 1-0 va con cierto desorden a buscar, y eso en Brasil es letal. No podés perder el temple y el carácter nunca, el equilibro emocional ”, analizó respecto de aquel primer encuentro por el Grupo 5, todavía sin él en el banco.

Con ese aprendizaje en la cabeza, explicó: “Le dije a los jugadores que si nos hacían un gol era clave que no perdiéramos el control los siguientes cinco minutos ”. La respuesta de los jugadores salta a la vista: justamente cinco minutos después del 1-0 Gastón Fernández marcó el empate.

De ese gol de la Gata, del que vino luego de Mauro Boselli y del encuentro en sí mismo, contó: “De ese partido vi los goles infinidad de veces, pero completo lo vi recién hace poco. Y mi análisis es que jugó muy bien Estudiantes. Fue un partido muy lindo para ver, con momentos para cada uno ”.

 

comentarios