SIN MIEDO

Lisandro Martínez: el bastión de la memoria en la Selección

El actual central del Manchestar fue uno de los pocos campeones del mundo que tomaron posición este 24 de marzo. Lisandro, defensor de la memoria.

El último 24 de marzo no fue uno más. Desde el retorno de la democracia es la primera vez que al país lo gobierna un estructura negacionista y por eso, la posición del defensor de la Selección Lisandro Martínez tiene tanto valor.

El actual central de la Selección fue de los pocos campeones del mundo que tuvo las agallas de mostrar una posición política en tiempos donde este tipo de manifestaciones son señaladas por parte de un Gobierno de turno que abraza la triste posición de “los dos demonios”.

Martínez, que desde hace años se sostiene en el pedido de Memoria, Verdad y Justicia, pidió por el #NuncaMás con un posteo en su cuenta oficial que, como era de esperar, recibió muchísimo apoyo de los seguidores que recibieron su toma de postura como algo valioso en medio de tanto silencio por parte de las figuras mundiales del mundo del fútbol.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/LisandrMartinez/status/1771986372103962728&partner=&hide_thread=false

Las respuestas a Lisandro Martínez: lo que le pasó a Luque por tomar posición

“Por muchos más Lisandro, a mí modesto entender importantísimo que una figura deportiva como vos se acuerde de este día, en la vida todo es política, abrazo crack”, “Campeón del mundo? Puesto menor. Tipazo, compañero y marido de todas” y “Sos uno de los pocos eso te hace más grande. Extrañamos mucho al Diego”, fueron algunos de los mensajes destacados que recibió el formado en Newell´s con pasado en Defensa y Justicia.

En estos tiempos oscuros, donde la Justicia investiga un brutal ataque libertario con abusos y extremada violencia sobre una militantte de HIJOS, viene bien recordar la historia de Leopoldo Jacinto Luque que quedó grabada en millones. El delantero de la Selección argentina campeona del mundo en 1978 fue secuestrado al año siguiente por comenzar a caminar en la Plaza de Mayo junto a las Abuelas, fue despojado de sus pertenencias y le robaron el auto para llevarlo por el camino de las torturas. "Cuando empecé a caminar para el descampado, en mi cabeza solo esperaba el sonido del disparo, el ¡puum! que me matara".

Contada en primera persona por el compañero de ataque de Mario Kempes la historia es tan escalofriante como imposible de olvidar para quienes la escuchan por primera vez. Esto que hasta hace poco parecía una práctica imposible de repetir hoy parece estar merodeando las calles. Esto, en aquel tiempo, le podría haber pasado a Lisandro Martínez.

Embed - FUTBOL TURBIO CAPITULO 4: EL SECUESTRO DE LEOPOLDO LUQUE

El apriete de Lacoste al Pato Fillol: lo que le podría haber pasado a Lisandro

En referencia a los campeones de 1978, aquel mundial que la Argentina ganó con la cúpula represora en los palcos del Monumental, quien desde siempre marca posición es Ubaldo Matildo Fillol que no solamente acompañó el pedido de "Nunca Más" y de memoria sino que además aprovechó las redes para compartir con las nuevas generaciones su particular cruce con las Juntas cuando estas quisieron dominar el vestuario albiceleste.

El Pato, que a días a reclamar por el cierre de Télam padeció un violento robo en su domicilio que incluyó la pérdidad de su medalla de campeón del mundo, compartió el informo de DeporTV que en la voz de Norberto "Ruso" Verea cuenta una de sus vivencias con los militares.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/ubaldofillol/status/1771945624256045421&partner=&hide_thread=false

Por entonces, el EAM (Ente Autartico del Mundial 78) presidido por el Almirante Carlos Lacoste, llevaba adelante las obras en el Monumental y era el brazo ejecutor de Emilio Massera quien quedó a cargo del diálogo con el plantel dirgido por César Luis Menotti. El propio Fillol cuenta cuando una revista lo llevó a la oficina de Lacoste para formar parte de una entrevista que en verdad, era una apriete al mejor arquero de la historia argentina.

El testimonio hiela la sangre. Lacoste le puso un arma sobre la mesa a Fillol, le dijo que tenía que firmar el contrato con River porque "le podía pasar cualquier cosa", como aparecer en un zanjón y cuando el arquero se levantó de su silla para retirarse, respondiendole que no tenía autoridad en el club, que él no era el presidente Lacoste lo mandó a llamar de nuevo, lo invitó a sentarse para, ahí sí, echarlo de su oficina diciendo que "acá mando yo", con el arma aún sobre la mesa.

7ZLWPFZG75ECXG5XJ6RXNSK5BI.avif