Mucha tristeza

Gimnasia despide al "Tano de los papelitos": la historia de un Tripero de ley que marcó a la hinchada del Lobo

Este martes se conoció la triste noticia del fallecimiento de Salvador Vitale, más conocido como “el Tano de Altos de San Lorenzo”. Para Gimnasia es una pérdida enorme, ya que se trata de un ícono de la hinchada y un fanático reconocido entre todos los simpatizantes Triperos a través de las distintas generaciones.

El Tano dejó una huella imborrable en la Tribuna Centenario, aquella que frecuentó durante varias décadas junto a su hijo Osvaldito, con una marca característica y distintiva de su persona que será por siempre recordada: en cada partido ingresaba a la cancha con una bolsa llena de papelitos arriba de la cabeza.

Para todos los hinchas de Gimnasia ver al “Tano de los papelitos” en las inmediaciones del Bosque en la previa de cada partido era prácticamente una tradición. Su forma de ser llamaba la atención por su personalidad pero a su vez su afectuosidad, siempre con una sonrisa. Por eso nadie se sorprendió cuando fue reconocido con un mural en el estadio.

Durante años y décadas fue de manera religiosa quien encabezó el tradicional corte de papelitos en la antesala de cada encuentro de su amado Lobo, en su propia casa de Altos de San Lorenzo, en donde además abogó y trabajó siempre en pos de cualquier actividad solidaria que pudiese servir para colaborar con el barrio.

No hubo día que no entrara con una bolsa de papelitos encima de su cabeza: incluso en épocas en las que no se podía por disposición de la seguridad, él siempre se las ingeniaba para pasar igual con su bolsa a escondidas. Ojalá esta noche una lluvia de papeles pueda recibir al equipo de Marcelo Méndez. Para él, desde arriba, no habrá mejor homenaje.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/fabgiudice/status/1800688135937909126&partner=&hide_thread=false

La despedida de Gimnasia para el Tano de Altos de San Lorenzo

El Club de Gimnasia y Esgrima La Plata despide al querido Salvador Vitale, más conocido como el “Tano de Altos de San Lorenzo”, que junto a su inseparable hijo “Osvaldito” eran un clásico en las tribunas del Bosque.

Un entrañable Tripero de Ley que los gimnasistas recuerdan llegando en su Ford Falcon de los 60/70’s con la bolsa repleta de papelitos, que -según él mismo contaba- los empezaba a cortar un jueves para llegar al domingo y que haya suficiente como para repartirle a todo el mundo.

Todo un personaje que no pasaba desapercibido, pero que se entremezclaba entre los hinchas para ser unos más (o en realidad 2, por su eterno coequiper) y cantar “Lobo, mi buen amigo…” como en aquellas viejas épocas.

Pero el Tano (siempre con Osvaldito) no sólo iba a la cancha, sino también se lo podía ver en el Poli alentando incansablemente a las Lobas.

Su amor por Gimnasia era inconmensurable, no había un día que dejara de llamar para dejar su mensaje de la tira deportiva de La Redonda (en sus dos ediciones), con su característico vozarrón siempre hablando de Gimnasia. Tampoco podemos olvidar su presencia en la obra teatral “Vení que te cuento”, donde se narraban historias de la hinchada más fiel y que lo incluía.

Tan famoso era, que tiene un mural propio (por supuesto junto a Osvaldito) en la zona de vestuarios del Juan Carmelo Zerillo, al lado de la famosa puerta de prensa.

Buen viaje Tano, el pueblo Tripero te recordará por siempre.

Tano Papelitos.jpg
El "Tano de Altos de San Lorenzo" en la tribuna de Gimnasia, su lugar en el mundo.

El "Tano de Altos de San Lorenzo" en la tribuna de Gimnasia, su lugar en el mundo.

tags