Miguel Scime en CIELOSPORTS

Del escándalo del VAR en Gimnasia y Estudiantes a la complicidad entre dirigentes y árbitros

El clásico platense trascendió la escena local y el duelo entre Gimnasia y Estudiantes se instaló a nivel nacional por la decisión del VAR en el gol de Mammini.

Miguel Scime se metió de lleno en el análisis de la polémica jugada del clásico platense, cuando a los 16 minutos del primer tiempo Ivo Mammini marcó la apertura del marcador para Gimnasia ante Estudiantes. Más allá del audio del VAR, habló de por qué siguen sucediendo estos errores en el fútbol argentino.

“La FIFA desde el Mundial 2018 cambió la tecnología para el análisis de ese tipo de jugadas porque entre cuadro y cuadro cuando tiras la imagen para adelante y para atrás, hay un error y eso lleva a una mala praxis”, empezó reflexionando el ex árbitro.

Y agregó: “Entonces desde ese momento ponen el VAR y eso fija la exactitud desde el momento que impacta la pelota, que al tener un chip, dispara una cámara que captura al penúltimo defensor y debe estar en línea. Pero acá no tenemos esa tecnología, que sí tienen en Europa”.

De esta manera, al empezar el análisis de la jugada y de la determinación del VAR, Miguel Scime se paró en explicar la tecnología que tiene el fútbol argentino y los árbitros para el análisis de jugadas como la que se vivió en el clásico entre Gimnasia y Estudiantes.

El gol anulado a Gimnasia ante Estudiantes

El gol anulado a Mammini.mp4

El gol que el VAR le anuló a Ivo Mammini en Gimnasia en el clásico platense ante Estudiantes

En ese sentido, Scime explicó: “Toman una cámara de 16.5 y la toman de forma oblicua. No tenes exactitud de esa manera. Al no estar en línea, aparece el error de paralaje, y por más buena fe, al tirar las líneas uno lo ve habilitado y otro no, dependiendo su ubicación y desde donde tiran las líneas”.

“Entiendo que acá es por una cuestión de costos. En Europa te aparece una proporción exacta y en 3D”, destacó el asesor FIFA sobre la diferencia de tecnología en nuestro país. Y apuntó contra quienes pueden cambiar la cuestión, al explicar: "Esta historia la cambian los dirigentes, el de Estudiantes, el de Gimnasia, y los dirigentes del fútbol argentino. El árbitro es un empleado y el empleador es el que lo elige. Evidentemente no escucho dirigentes que protesten así que estarán conformes con este sistema”,

Por último, aclaró sobre la cuestión económica: “Somos campeones del mundo, tercera potencia del mundo, sudamérica, creo que la podríamos tener, pero quizás el tesorero dice que estoy equivocado”.