jueves 27 de enero de 2022
Lanzamiento de Jabalina

Juegos Olímpicos: Osorio se crió con Toledo y sigue sus pasos

 

“Mi sueño es poder levantar la medalla y entregársela a mi papá, después de todo el entrenamiento que tuvimos. Ese sería un lindo sueño por cumplir”, decía a comienzo de junio el joven deportista Agustín Osorio.

 

Cuatro meses después Agustín cumplió el sueño con el que llegó a la Villa Olímpica, entrenó y supo esperar hasta el día de ayer, cuando salió a competir y con dos marcas de 76,03 y 74,25 metros se quedó con la medalla de plata en Lanzamiento de Jabalina.

 

 

Agustín vivió ayer uno de los días más felices de su carrera. Pero la misma sabe de sacrificios y tiene una formación muy particular. Es hijo de Gustavo Osorio, uno de los mejores entrenadores en alto rendimiento de nuestro país y quien fue el entrenador de Braian Toledo desde sus comienzos y hasta los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

 

En julio de este año, Agustín consiguió la marca para estar entre los mejores 16 del mundo y poder ingresar a los Juegos Olímpicos de la Juventud. Ese loro fue muy importante, como el de ayer, después de dejar atrás una lesión de rodilla a comienzo de año.

 

 

Osorio es una apellido muy importante en la vida de Braian Toledo, quien supo conseguir medalla de oro en Lanzamiento de Jabalina en los Juegos Olímpicos de la Juventud de 2010. Gustavo Osorio, papá de Agustín, fue su entrenador durante muchos años y su familia fue clave en su carrera deportiva.

 

Agustín se crió mirando a Toledo competir en diversos torneos, y en su Marco Paz natal, la tierra que forjó la excelente relación que tienen estos dos representantes argentinos y un gran entrenador como Gustavo.

 

 

comentarios