Política y Economía
MINUTO A MINUTO

Kicillof cambia la estrategia: enfrenta a Vidal y busca abrir una brecha en las filas de la oposición

La negociación por la Ley Impositiva se empantana en el Senado y el oficialismo cambia el enfoque. Por ahora, la oposición cierra filas y resiste.

Con la negociación empantanada por la Ley Impositiva, Axel Kicillof y sus principales dirigentes parecen decididos a abandonar el diálogo pacífico que sostenían con María Eugenia Vidal como interlocutora privilegiada. El Frente de Todos entiende que la exgobernadora no cumplió su parte del trato y ahora “está jugando mal”.

Como había informado INFOCIELO, Kicillof le adelantó a los intendentes su malestar con el macrismo y este mediodía lo blanqueó en diálogo con la Agencia Télam: “Estamos en un proceso de discusión medio difuso: la ex gobernadora, como es de público conocimiento, se fue de viaje y su (ex) jefe de Gabinete tampoco está en la provincia y se está tratando de definir cómo funcionará la oposición”

TE PUEDE INTERESAR

Es un giro de 180 grados en la postura de Kicillof, quien hasta el momento pedía a los suyos que “cuiden a Vidal” como contraparte racional. Algunos legisladores e intendentes no compartían el criterio pero apoyaron la opción.

“Hay un agravante: en el Senado, Juntos por el Cambio tiene mayoría y es una negociación que se ha vuelto bastante compleja porque hay muchos interlocutores”, se quejó el mandatario provincial.

A Kicillof lo antecedieron, con la misma tónica, la ministra de Gobierno, Teresa García, y Verónica Magario, la vicegobernadora y Presidenta del Senado, la cámara donde el macrismo tiene mayoría y bloquea el debate.

“La señora Vidal está en el exterior, (Federico) Salvai también está en el exterior. Desde ayer no sabemos bien con quién hablar porque nadie responde por los comprisos asumidos por la ex gobernadora. No sabemos dónde está Vidal, salvo por lo que publican las revistas del corazón”, dijo García en declaraciones a Radio del Plata.

“Hemos visto muchas idas y vueltas. El Gobernador y su equipo han puesto toda la voluntad para que esto salga. No sabemos si porque la exgobernadora está de viaje que no hay nadie para hablar”, analizó, con un tono de ironía, Magario.

Desde diputados, Jorge D'Onofrio aseguró que “la discusión está cerrada, si no se sesiona no es por eso, sino es por problemas extra legislativos”. En concreto, habló de que “la oposición no llega a definir su liderazgo y entonces llevan la discusión de la Fiscal Impositiva, para poder superar sus propios funcionamientos, buscar lugares y cargos que están pidiendo por ser oposición”.


Desde el PRO, en tanto, aseguran que el lugar de Vidal lo asumió la mesa de conducción de Cambiemos, que integran los intendentes Julio Garro, de La Plata, Néstor Grindetti, de Lanús, y Jorge Macri, de Vicente López, junto a legisladores como Maricel Etchecoin y Andrés De Leo, de la Coalición Civica, y, claro, sus socios de la UCR.

Los jefes comunales dicen que mantienen el diálogo con sus espadas legislativas y que allí no hay fisuras. En cambio, advierten que es el oficialismo el que busca abrir una brecha en las filas de la oposición: “ellos intentan romper, juntan a los legisladores con los ministros, hablan con unos y otros para tratar de convencerlos”, dijeron desde JxC.

Con este portazo del justicialismo, la pelota ahora está en bancada amarilla, donde los ánimos no serían los mejores. No faltan dirigentes radicales que ven un espacio a ocupar en la vacante que dejaría Vidal. En el FDT aseguran que “una parte” de JXC “quiere que esto salga”.

Las acusaciones son cruzadas. En el peronismo, además, ven la mano de la oposición detrás del posicionamiento que han tenido los medios nacionales con respecto a este tema, ya que a coro vienen titulando “impuestazo”. “Hubo una suerte de escalada en los medios demonizando la medida y haciendo creer a la gente que esto es una locura y que van a pagar de su bolsillo el doble, el triple o el quíntuple de lo que están pagando. Cosa que no es cierto”, advirtió García.

La discusión económica, en concreto, sería por unos mil millones de pesos. Según Gobernación, eso perderá el tesoro provincial si se aceptan los topes del Inmobiliario rural y urbano que pretende Cambiemos, entre otros. “Nos quieren desfinanciar”, alertan desde el kicillofismo, donde advierten que el efecto se hará sentir en los niveles de coparticipación que llegan a los municipios.

En paralelo, hay una pelea “extra-legislativa” por los diferentes cargos que le corresponderían a nombres opositores, como los asientos a renovar del director del Banco Provincia. No obstante, desde JXC aseguran que eso “está en sexto plano” y que la puja es por “alícuotas” y “porcentajes”.

“Ya le dimos gobernabilidad. Hemos tenido gestos y ahora pedimos ni una resolución volcada hacia la oposición ni una volcada al oficialismo. Estamos buscando algo intermedio”, explicó Garro en diálogo con este portal. Eso se podría traducir, por ejemplo, limitando el incremento hacia los mayores contribuyentes del Inmobiliario Rural con un tope de 50 por ciento en lugar del 75 que propone Kicillof.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión