Política y Economía
Historias del fmi

Jugar con fuego: De La Rúa pasó de celebrar el blindaje a denunciar un “golpe” del FMI

En un año, el Presidente de la Alianza pasó de recibir 40 mil millones de dólares del organismo a tener que dejar anticipadamebte su cargo. En el medio, un megacanje de bonos con la firma de Cavallo y Federico Sturzenegger

Si alguien puede dar cátedra sobre lo peligroso que puede ser endeudarse con el Fondo Monetario Internacional (FMI) ese es Fernando De La Rúa. Nadie como el expresidente radical experimentó lo que significa recurrir a ese organismo, aceptar sus condiciones y ser su víctima. Su relación tuvo un inicio triste e irónico: en diciembre del 2000 pidió un “blindaje” que lo dejó en una situación de mucha fragilidad.

Fue en el último mes de ese año cuando Argentina logró, luego de muchas reuniones y evaluaciones técnicas del FMI, un préstamo de 40 mil millones de dólares. Rápidamente y en cadena nacional, De La Rúa comunicó la nueva buena navideña. El mensaje no fue en directo sino grabado con anterioridad.

TE PUEDE INTERESAR

Eran las 9 de la noche del 23 de diciembre cuando el dirigente cordobés dijo: "Queridos argentinos, los esfuerzos de este año dieron sus frutos, he anunciado un blindaje internacional que nos saca del riesgo y crea una plataforma extraordinaria para el crecimiento". Pero la alegría no iba a durar demasiado.

Ya con Domingo Cavallo de Ministro de Economía –y de Federico Sturzenegger como vice-, en 2001 la Casa Rosada se metía en el llamado “mega-canje”. El objetivo de ese mecanismo era, mediante bonos desde 2005 hasta 2033, posponer el vencimiento de 29.477 millones de dólares y hacerse de liquidez. “Hemos ganado contra quienes apostaron en contra y especularon con que no iba a haber resultados positivos”, decía en ese momento “Chupete”.

El final ya es archiconocido: los sucesivos salvatajes y ajustes en el Estado no alcanzaron para mantener la paridad cambiaria del 1 a 1 y una fenomenal corrida bancaria –seguida del “corralito”- puso a De La Rúa en jaque mate. A eso le seguirían, desde el 20/12 al 1/1, tres brevísimas presidencias y la unción del senador nacional Eduardo Duhalde.

Casi quince años más tarde, sería el propio De La Rúa el que admitiría que era consciente de lo que le deparaba al decirle sí al FMI y, sin ahorrar críticas a la oposición –principalmente contra el PJ-, hablaría de “sufrimiento”, “tortura” y “golpe”.

“Los que defendía la soberanía nacional no denunciaban en ese momento al Fondo y querían ver cómo nos apretaban para ver sufrir al país y torturar al gobierno”, contó, finalmente, en una entrevista televisiva. A 17 años de aquellos sucesos, Mauricio Macri anuncia su idea conseguir un espaldarazo de recursos del FMI. Final abierto.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión