Judiciales y Policiales La Plata
El caso Raúl Sidders

Rechazan la apelación y otorgan la domiciliaria a un cura acusado de abuso sexual

La Cámara de Apelaciones confirmó el pedido de un fiscal y el sacerdote pasará de una Alcaidía a la casa de un familiar en Pilar

La Sala III de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo penal de La Plata confirmó la prisión domiciliaria del cura Raúl Sidders, por lo que el sacerdote abandonará la Alcaidía donde se encontraba detenido y aguardará el inicio del juicio en su casa, informaron fuentes judiciales.

La instancia de alzada rechazó la apelación presentada por los defensores de Rocío, la presunta víctima de abuso sexual a manos del cura, y confirmó la prisión domiciliaria del religioso solicitada por el fiscal de la causa, Álvaro Garganta.

TE PUEDE INTERESAR

El fallo, que se conoció en las últimas horas, fue dictaminado por los jueces Fernando Mateos, Alejandro Villordo y Ariel Larrea, e hizo lugar al pedido de Garganta, quien considera que no existe riesgo de fuga ya que el cura “se presentó voluntariamente ante la Fiscalía de intervención para dar su versión de los hechos cuando ya conocía la gravedad de la imputación que se le formulaba”, según figura en el expediente.

La apelación había sido promovida por los abogados de Rocío, exalumna del Colegio San Vicente de Paul y denunciante del párroco procesado por “abuso sexual y corrupción de menores”.

La domiciliaria se hará efectiva en la casa de un familiar de Sidders que vive en la localidad de Pilar. Además, el cura deberá usar un dispositivo de monitoreo electrónico.

En el fallo, los magistrados sostuvieron que “en base a la pericia formulada por la Dra. Becerra, médica de la Asesoría Pericial Departamental” el acusado “pertenece al grupo referenciado como de riesgo por ser mayor de 60 años ante la pandemia producto del Covid-19”.

Y continúa: “Sin revelar una situación de salud indefectiblemente inabordable en un establecimiento penitenciario, lo cierto es que, lo dicho por la perito oficial, permite hipotetizar que el ámbito carcelario podría implicar, llegado el caso, un ambiente con influencia negativa en la enfermedad cardiológica preexistente”.

Sidders está detenido por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante por su duración en el tiempo y circunstancias de realización contra una mujer que denunció haber sido abusada por el sacerdote entre el 2004 y el 2008, cuando la víctima tenía entre 11 y 14 años y asistía al establecimiento escolar mencionado.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión