Judiciales y Policiales La Plata
En La Plata

Apelaron la prisión domiciliaria otorgada al cura acusado de abuso

El cura Raúl Sidders continuará detenido hasta que resuelva la Cámara. La defensa de la denunciante cuestionó los fundamentos del pedido de excarcelación

La mujer que denunció a un cura de un colegio privado de La Plata por haberla abusado sexualmente entre sus 11 y 14 años apeló el beneficio de prisión domiciliaria otorgado al cura días atrás, informó una fuente judicial.

Se trata de Raúl Sidders, quien está acusado del abuso ultrajante en perjuicio de una alumna menor de edad, cometidos entre el 2004 y el 2008, en un colegio privado de La Plata.

TE PUEDE INTERESAR

El sacerdote, de 60 años, está detenido desde el 1 de diciembre pasado y, si bien el 26 de abril último se dispuso su prisión preventiva con arresto domiciliario, como la medida fue apelada ese beneficio no se pudo concretar.

En el recurso de revocatoria y apelación presentado por la defensa de la mujer denunciante, se expresó que "no existen razones médicas que avalen la morigeración de la prisión del imputado, como expresan los informes periciales presentados, que en modo alguno abastecen la pretensión de Sidders y su Defensa".

Para la defensa de la víctima, integrada por Pía Garralda y Juan Pablo Gallego, la prisión efectiva que le corresponde al sacerdote "constituye también una medida de protección a la víctima, quien ha sido violentada por parte del entorno de Sidders, como fue denunciado , exponiendo su identidad en redes sociales, lo que produjo un grave daño sobre su persona, circunstancia que habrá de agudizarse de mediar una morigeración a todas luces desaconsejada además a la luz de los riesgos procesales ya acreditados y latentes".

En la apelación se citan además informes médicos oficiales que aseguran que el sacerdote es "un paciente en buen estado general de salud medicado con Bisoprolol 2.5 mg" y, que ante el coronavirus "presenta el riesgo de la población en general".

También se transcribe el informe de una perito médico forense que determina que "dado el temperamento colérico sanguíneo, del detenido, (…) no es posible, para individuos con estas características, asegurar que un estado diferente al de detención intramuros, asegure en la persona afectada, no padezca estrés".

"Las medidas sanitarias son las mismas que para la población general. Indicándose prioridad en las etapas de vacunación contra (la) Covid-19", precisaron los médicos en sus informes.

Los abogados de la víctima pidieron también la nulidad de la resolución que otorgó el beneficio debido a que "no expresa acabadamente cuales son las premisas en la que sustenta la resolución adoptada, y con total ausencia de razones fundadas, sin dar respuesta explícita y motivada, otorga la morigeración de la prisión preventiva del procesado".

En enero último la Cámara de Apelaciones ratificó que el sacerdote debía continuar detenido en la Alcaidía de La Plata y ordenó al juez Carlos Crispo, quien instruye la causa, que "requiera un rápido y amplio informe médico del cura para determinar si presenta alguna patología" para colocarlo en el grupo de población de riesgo frente al coronavirus.

Una fuente judicial contó que, "en estos meses, Sidders argumentó una situación de estrés", y a pesar que los informes periciales determinaron que una domiciliaria no mejorará su situación de stress, el fiscal penal Alvaro Garganta adhirió al pedido de arresto domiciliario presentado por la defensa de Sidders y el juez de Garantías número 6 de La Plata, Agustín Crispo ordenó el 26 de abril último el arresto domiciliario del sacerdote".

Sidders está detenido por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante por su duración en el tiempo y circunstancias de realización contra una mujer que denunció haber sido abusada por el sacerdote entre el 2004 y el 2008, cuando la víctima tenía entre 11 y 14 años y asistía al establecimiento.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión