Política y Economía
AHORA

"La banda de los copitos" quiso matar en más de una oportunidad a Cristina Kirchner, confirmó la Justicia

A partir de los peritajes al celular de Brenda Uliarte, se descubrió que Cristina Kirchner pudo ser baleada antes. Axel Kicillof, otro objetivo.

“Ya se me metió adentro y el escenario el anfiteatro lo sacaron. Le toqué la espalda a Axel Kicillof y se metió en un Toyota Etios eh y se fue, un quilombo. Ella está arriba pero no creo que salga así que ya fue, deja, voy para allá, quédate ahí. No traigas nada”. Con ese mensaje, Fernando Sabag Montiel le indicó a su novia, Brenda Uliarte, que abortaba uno de los múltiples intentos de atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Así se desprendió del peritaje a los celulares de Uliarte, quien fue detenida luego de vincularla al intento de magnicidio que Sabag Montiel realizó el jueves en la calle Talcahuano, cuandoFernández deKirchner saludaba a la militancia que se había reunido alrededor de su departamento.

TE PUEDE INTERESAR

“La banda de los copitos”, como se denominó a los –hasta ahora– dos neonazis que intentaron atentar contra la vicepresidenta merodearon varios actos y exposiciones públicas de la líder del Frente de Todos, a la espera de una ocasión que afortunadamente nunca se concretó, ya que la Bersa 380 de Sabag Montiel no detonó el disparo que gatilló el individuo.

Luego de las acusaciones del fiscal Diego Luciani, la militancia kirchnerista se volcó a las calles del barrio de Recoleta, para mostrar su apoyo y defensa a la dirigente política que gobernó el país entre 2007 y 2015. Fue allí que Sabag Montiel y Uliarte intentaron aprovechar los tumultos para pasar desapercibidos, acercarse a ella, y dispararle.

cristina1.jpg
El día que Cristina Kirchner bajó de su departamento y le habló a una multitud, pudo ser asesinada.

El día que Cristina Kirchner bajó de su departamento y le habló a una multitud, pudo ser asesinada.

“Se comprobó que hubo otros intentos de atentado contra la Vicepresidenta que fueron abortados y se profundiza acerca de las participaciones y distintos roles en la planificación del atentado”, confirmaron fuentes judiciales.

Uno de los intentos frustrados fue ese mismo día, en el que Cristina Kirchner bajó de su departamento y le habló a la militancia sobre un escenario improvisado en la calle, con un fondo de una bandera argentina que envolvía una camioneta utilitaria. Mientras la vicepresidenta hablaba, Sabag Montiel y Uliarte se enviaban mensajes.

“No, no es que se dé cuenta, el tema es qué hay una cámara de C5N, y hay poca gente, y la gente se está yendo, y el momento es ese, ahora ya es tarde, o sea son las 12 y ella salió a esa hora, y era a esa hora, o sea el escenario era con ella porque la habrán seguido. ¿Entendes? Después vamos a ver en la tele a ver qué pasó porque cuando ella se metió, la siguieron y ahí tendría que haber sido”, le envió el delincuente a su pareja, minutos después del cierre.

No eran "loquitos sueltos": Sabag Montiel y Uliarte premeditaron el atentado

La organización que mantuvieron los implicados hace pensar a la Justicia que no actuaron solos, y complica su situación ya que se desenvolvieron de manera premeditada, conscientes de sus actos.

Como se desprende de los mensajes, el día siguiente a la manifestación espontánea, cuando diversos dirigentes del Frente de Todos convocaron a movilizarse hasta el domicilio de la vicepresidenta, Sabag Montiel volvió a intentar dispararle e incluso estuvo a centímetros del gobernador Axel Kicillof, a quien le tocó la espalda.

Hoy, Alberto Fernández reveló que también pudo haber sido víctima de la pareja y sus secuaces. “Hablaban de que yo era el próximo”, dijo en una entrevista con la cadena española Telecinco. A diferencia de Kicillof y Cristina Kirchner, el Presidente no se mostró en público esas fechas.

PlazaDeMayo - Encendido de antorchas! - Todavía estoy acá. Nos arrojaron agua, llegó la po.mp4

Sabag Montiel era parte de los grupos radicalizados que tiraron antorchas contra la Casa Rosada. "Vamos a tirar molotov", alentó.

Visiblemente ofuscado con el peronismo, hay mensajes que demuestran que Sabag Montiel estaba decidido a cometer los atentados. “Tenemos que generar hechos, no protestas. Basta de quedarse puteando. Tenemos que pasar a la acción. Pongamos molotov en la Casa Rosada”, alentaba a su novia.

La investigación continúa bajo secreto de sumario, dictado por la jueza María Eugenia Capuchetti luego de que se conocieran los últimos mensajes en los peritajes de los teléfonos celulares. Tanto Fernando Sabag Montiel como Brenda Uliarte fueron citados a ampliar su indagatoria, y se espera que en los próximos días la jueza aclare su situación procesal. Mientras tanto, ambos se encuentran con prisión preventiva.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión