Política y Economía
Por declaraciones de pilotos

Bonadío procesó a Cristina Kirchner por utilizar la flota de aviones presidencial para transportar diarios al sur

El magistrado hizo lo mismo con el secretario privado de la ex presidenta, Oscar Parrilli, y dispuso un embargo de 500 mil pesos a cada uno. La causa se inició a raíz un desprendimiento del caso de los Cuadernos de las coimas.

El juez Claudio Bonadío proceso a la ex presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner y al ex secretario privado de la presidencia, Oscar Parrilli, por el uso indebido de aviones oficiales en los que transportaba diarios a El Calafate.

La información surge de declaraciones de pilotos de los aviones que declararon en la causa de los cuadernos de las coimas escritos por el ex chofer Oscar Centeno.

TE PUEDE INTERESAR

Cabe aclarar que Parrilli fue considerado autor del delito y la ex presidente, partícipe necesaria.

Bonadío señaló: “Los hechos investigados fueron producto del antojo de un funcionario y la condescendencia de otro, y comenzaron a gestarse a partir de la tardanza de un vuelo comercial en el cual se enviaban hasta entonces, lo que perduró con regularidad nada menos que por un período de 12 años. No cabe duda de que, cuanto menos en el caso del traslado de los diarios, Parrilli no solo estaba al tanto de los envíos sino que era quien los ordenaba".

Y agregó en su resolución: “Basta para confirmarlo, con repasar las declaraciones de los testigos que dan cuenta de las jerarquías y los modos en el que se tomaban e instruían las órdenes desde la Secretaría General de la Presidencia, lo cual, por otra parte, va en consonancia con las funciones que el imputado tenía asignadas de acuerdo al Decreto 684/04”.

“Resulta evidente”, continúa, “que el empleo de un servicio costeado por la Administración Pública para un uso distinto del previsto, constituye la violación a los deberes que describe el art. 261 del Código Penal, por cuanto poco importa el rango que en el Estado detentaba el tercero beneficiado –alguno de los ex presidentes -, cobrando especial trascendencia el hecho de que el destino de los fondos públicos dirigidos al buen desempeño de la función, no pueden ser desviados para el cumplimiento de los caprichos de ningún funcionario”.

Luis Bustos, fue uno de los pilotos que contó de qué se trataban los viajes: "Teníamos un vuelo que le decíamos 'el diariero' porque volábamos los fines de semana y feriados, y en general sólo trasladábamos los diarios despegando generalmente a las 6 de la mañana desde Aeroparque", y siguió: "los vuelos se realizaban solo cuando la familia presidencial se encontraba en el sur y podían ser a El Calafate o Río Gallegos. Las personas que viajaban en el avión a El Calafate o Río Gallegos iban con sus valijas o bolsos con ellos, no las despachaban".

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión